sábado, 26 de diciembre de 2009

¡Ya tenemos fuente!



Se llama Ibarra Real y es la fuente ideada para imprimir el Quijote, por encargo de la Real Academia Española -que no de la Lengua-, en una edición del mil setecientos y pico. Quizás, todos las hemos visto alguna vez, nos gusten más esas grafías que adornan las egregias paredes alcalaínas; pero, como principio, no está nada mal. Bienvenida a la red.

martes, 15 de diciembre de 2009

Fumar o no fumar: esa no es la cuestión


Hola, soy yo, mi circunstancia y soy fumador empedernido.
Algo tan grotesco como acudir a "Fumadores anónimos" terminará siendo un éxito rotundo.
A partir del año próximo, o sea ya, se prohibirá fumar en todas partes; puede que, de seguir así, incluso en la calle.
Los "no fumadores" estarán de enhorabuena, estarán pletóricos, ufanos, eufóricos... Y tendrán razón y motivo para celebrarlo, quién sabe si con un buen purito.
Yo me alegraré por ellos y por su salud; me alegraré de que puedan, por fin, respirar bocanadas de pura contaminación a pleno pulmón y asumiré mi derrota -"fumar mata a los que están a su alrededor": llevo años haciéndolo y, ¡cagüen!, hay algunos que ni por esas- como asumo mi salaz condición, perversa, de sucio drogadicto. Porque reconozco que el tabaco (con todos los añadidos que le cuelan) es una droga.
Como buen "colachero", como buen "peón carretero" (supongo, aunque sea mucho suponer, que todos conocen los dichos), me va a costar Dios y ayuda sustraerme al vicio, al impulso innoble de apaciguar el síndrome feroz allí donde me ataque. No sé qué va a ser de mi y de quienes, como yo, encendemos un pitillo con otro.
Sin embargo, siendo fumador compulsivo, me parece bien la medida. Yo ampliaría aún más la prohibición haciéndola absoluta, convirtiendo el fumeque en algo más que un acto vil: en delito. Iría, incluso, más allá. Eliminaría la producción de tabaco, cerraría las puertas a su importación, perseguiría con tesón y rigor extremo su contrabando aún a costa de tener que renunciar a los pingües beneficios que reporta ese sector al Estado.
Lo haría, sí. Porque, ¿no es incongruente una persecución tan severa mientras, por otro lado, se permite su elaboración y venta? ¿No es una incoherencia absoluta que algo tan malo se prohiba con la boca chica porque reporta un buen dinerito a las arcas estatales por los impuestos?
¡Que no haya más tabaco! Eliminemos el mal de raíz: si fumar es malo, quitemos todo acceso al tabaco. Eso es lo lógico, ¿o no?

lunes, 14 de diciembre de 2009

Cuestión subliminal

Es posible que para la mayoría haya pasado desapercibido un pequeño detalle en la reunión de Presidentes de Comunidades Autónomas.
No es importante en sí mismo; sí llamativo o peculiar.
El detalle no es otro que la posición de las banderas autonómicas. De dos de ellas, más concretamente: la vasca y la catalana (si no me equivoco, y creo que no).

Una y otra están flanqueando, intencionadamente, a la bandera central, la española, la común, la de todos. Intencionadamente porque el golpe de efecto no es casual ni fruto de una coincidencia.
Pero, ¿a qué viene?; ¿cuál es la pretensión de tan estudiada ubicación?
Cada uno extraerá sus conclusiones y deducirá lo que más le convenga a su teoría.
Yo, por mi parte, tengo muy claro el porqué y el para qué de la escenificación. Y aunque no me parece un gesto tan cardinal como para darle mucho escaparate; sí me parece digno de mención.
Ahí lo dejo y que cada quisque molee los pensamientos que más le cuadren.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Guerras particulares y fraudes. ( I )


3 Megas contratados. 53 Kb de transferencia. Excusas, mentiras y pasotismo.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Trampero desconnecticut

Hay que reconocer que Wyoming, the great Wyoming, es un fenómeno. Tras ese aspecto adoñarrogeliado, de muñeco pasmado y pánfilo que habla al dictado de un gran ventrílocuo omnisciente, hay un genio de la comunicación, un ser dotado de una notable capacidad para la crítica mordaz e inteligente -no hay más que oírle sus hilarantes comentarios- y para el humor brillante. ¡Qué digo brillante, deslumbrante!
Wyoming, the great Wyoming, amasa con primor las nueces secas de nuestros cerebros con habilidad demiúrgica, nos eleva al rango de hombres, nos alecciona con infalible pedagogía y nos hace ver (nunca se lo agradeceremos lo suficiente) cómo es el mundo de verdad, cómo es la realidad.

Este ser incontingente, imprescindible, de probada virtud, es un ejemplo para todos nosotros. Él, en sus supremas ínfulas, nos reconoce con deferencia infinita e infinita clemencia como iguales y nos muestra cuál es el camino de la humildad, de la renuncia absoluta al dinero, a la vanidad.
Él es la senda, el camino hacia nuestra libertad sin dogmas ni doctrinas porque él, a pesar de los reveses, nunca se ha sometido a amo alguno; jamás alabó a Personas, Seres O Entes de dudosa catadura ética: es el único dios verdadero porque sólo su palabra es la verdad.
Admiro su aplomo, su gesto fiero; admiro su apostura y su talento. Admiro su figura arrobadora, su naso ínclito, naso tan siervo, que de la cara anal, lleva el aliento.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Ya no va la Sinde por agua a la fuente...


Derechos de autor, descargas, redes, que si la abuela fuma... Seamos serios:
A) Cada autor tiene derecho a sus derechos, evidentemente. De sus creaciones vive, o lo intenta, y es razonable que así sea. Pero, hay que ser coherente. La red es -y así creo ha de seguir siendo- un amplio cauce de trasvase de información, un flujo importantísimo de datos al que se accede voluntariamente y en el que voluntariamente se hacen aportaciones de toda índole. Pretender usarla a conveniencia es una aberración interesada y ruin. La red, es -y debe seguir siendo- el único espacio común en el que de verdad se aplica la Libertad de Expresión según la propia definición de la O.N.U. La red es el anonimato, el pasquín fresco y exagerado, la crítica molesta y destructiva; sí. También es la gran enciclopedia, el acceso libre y gratuito a un conocimiento universal que, las más de las veces, está en manos inapropiadas ávidas de óptimos resultados económicos. La red es piratería y fraude, sí. Pero, también es progreso gracias al pequeño o gran grano de arena que cada uno aporta; es la gran tertulia, el aula magna por excelencia y, sobre todo, comunicación. Coercer la red alegando evanescentes delitos teniendo lo que tenemos en el mundo tangible, en la calle, es poco menos que una burla. ¿La red es refugio de delincuentes? Sí. No tanto como los pisos donde se hacinan trabajadores ilegales y explotados, no tanto como los prostíbulos, como los juzgados, los bancos o los ministerios, alcaldías, constructoras, industrias o comercios.
Soy de los que opina que la cultura, la de verdad, no es cara: 30€ por un libro que poseerás de por vida me parece barato frente a pagar lo mismo por una cena con los amigos de la que sólo quedarán unas deposiciones halitosas. Sí es cara, claro, esa cultura de náufrago intelectual que necesita la subvención amiguista para enriquecerse; esa cultura de música precaria con letras del tipo "bulería, bulería..." o esas películas con guiones de todo a cien.
La red funciona bien como está sin omitir un petiso detalle: gracias a la red se ha capturado a pederastas, timadores o asesinos que de no ser por ella, por la red, por la libertad de sus accesos, no hubiera sido posible localizar y poner entre rejas. Pero, claro, es mejor clausurar una página y que el delincuente quede impune y haciendo de las suyas en la ignorancia absoluta de quienes están investidos de autoridad para cazarlos.
La red tiene cosas repugnantes; sí. Y, sin embargo, hasta esas cosas repugnantes se "redimen" en el hecho de que nos permiten conocer su existencia y, por tanto, elaborar una opinión y evitarlas o poner medios para que otros, nuestros hijos por ejemplo, no accedan a ellas... o sí: eso ya depende de cada uno y de cómo ejerza su libertad.
B) La mayor parte de las descargas no son con ánimo de lucro. La mayoría se comparte, sí. Esto, quizás, se vea como algo trascendente. Compartir no tiene nada de malo. Sí lo tiene la exageración de la S.G.A.E. en su locura de imponer tasas a los comercios, a los bares, a los hogares que oyen la radio, por citar algo. Un impuesto revolucionario que, además, está mal argumentado porque las emisoras de radio ya pagan por la música que emiten y que, casualmente, no sé por qué, coincide con la que entra en los oídos de los oyentes. O sea: paga emisor y receptor por el mismo artículo que no pertenece a ninguno de los dos.
Yo, quiero ir un poco más allá. Si estoy en plena calle tarareando lo último de Marujita Díaz, va a venir un energúmeno agilipollado de la "esgae" a "multarme"? ¿Si grito "¡Andrea, cómete el pollo!" tengo que pagar derechos a la autora de la frasecita?
Hay que empezar a mear dentro del tiesto, hombre, dentro y sin salpicar.
C) Pagar implica limitar, por definición, el acceso a los contenidos; por ende, los contenidos sufrirán la disminución vertiginosa de visitas. Luego, aquellos autores que limiten su acceso, mejor que se la machaquen.
Si se les ha iluminado la bombilla, es porque han visto un campo fértil para enriquecerse rápida y cómodamente. El volumen que sustenta internet es impresionante. ¿La cuestión? Que si cobran por una descarga lo más probable es que le pida
prestado el cedé a alguien o no interese lo suficiente y pase de la cosa. Pero, cuiusque suum: ¿cómo van a pagar ellos toda la publicidad gratuita que se les hace?
D) A ver, gilipollas presumido e ignorante: la red debe ser universal y de todos. Si no quieres compartir, no "cuelgues". Y si cuelgas, pon algo que merezca la pena y no las chorradas pseudoprogres de tu lánguido grupito de asmáticos mentales abardemados o jartos de pollos fritos.
Ni todos los autores están de acuerdo con estas iniciativas legislativas, ni todas las leyes, por el mero hecho de serlo, son justas. El Ministerio de Cultura -el Gobierno, en general- lo que sí hace es ajustar. Ajustar leyes con que beneficiar a su piara de advenedizos y lameculos. Hacen negocios entre ellos, están perfectamente simbiotizados: yo te doy mucha pasta y tú sales en la tele gritando en contra de no sé qué y poniéndote el índice circunflejo sobre la ceja.
E) ¿Cree alguien que imponiendo tasas se evitan las descargas "ilegales" o, por el contrario, se fomenta la piratería? ¿De verdad creen que pueden controlarlas?
Ilusos. Hay más conocimiento de informática en el meñique de un buen internauta que sentido común y preparación en vuestras hueras y horras testas.
F) ¿Vigilantes de la red? ¿Por qué no poner ya, directamente, cámaras en nuestros hogares? Sí, ¿por qué no vigilar nuestra intimidad y abortar cualquier tentación? ¿Por qué no vender los ordenadores con un programa espía que vuelque directamente en su gran ojo lo que hacemos cada vez que conectamos?
Estos son los mismos que no hace mucho propugnaban libertades y supresiones de toda censura. Ahora, las tornas han cambiado: si el criticado soy yo, la cosa cambia; si el "perjudicado" soy yo, la cosa cambia; si quien se puede hacer rico -mientras sigo predicando solidaridad y otras fanfarrias- soy yo, la cosa cambia.
Todo por la cultura, por la cultura libre, por la cultura buena. Todo por las letras de Ramoncín, por los libros de Maruja Torres o por las subvenciones a esos "cineastas" de medio pelo cuyo mayor mérito es haber conseguido, nadie sabe muy bien por qué, poner su nombre a un auditorio en Rivas-Vaciamadrid o cerca.

Bienvenidos a 1.984, el mundo feliz de Farenheit 451.

...y Dios en la de todos

"¡Este es el templo del saber, y yo su sumo sacerdote!" Con eso me quedo. Porque esa sencilla frase sirve para argumentar lo evidente: Cada Dios en su iglesia y en los centros educativos -por muy católicos que sean- ni una sola imagen que no esté vinculada a la educación, a la docencia y la discencia. Ni una sola imagen o representación ni siquiera del rey que, el hombre, poco pinta en esos menesteres, afortunadamente.
No es cuestión de eliminar los crucifijos, una media luna o la foto de Mortadelo. No es cuestión de ofender susceptibilidades o de defender profesiones de fe. Es tan simple como que un centro educativo está para enseñar y aprender, no para adoctrinar en una u otra religión; para eso, ya están las catequesis, los voceros aupados al minarete, los telepredicadores y los hogares con papases y mamases de contrastado fervor.
Los centros educativos no deben ser ni católicos, ni musulmanes, ni de derechas ni de izquierdas, ni de arriba ni de abajo, ni nada de nada salvo, claro es, reductos de una educación que cada vez más brilla por su ausencia.
Si todas nuestras preocupaciones académicas van por ahí, apañados estamos.

El pollo y las dos sardinas

"Las matemáticas no engañan; quienes las interpretan, sí". Esto lo afirmaba un profesor ducho en la materia mientras aleccionaba sobre algunas cuestiones estadísticas.
Y es verdad que la interpretación o, mejor dicho, la explicación a un fenómeno estadístico puede ser un poco "fraudulenta".
El ejemplo más manido y que más cunde en este tipo de discusiones es el del pollo y las dos sardinas; por su simpleza ilustrativa: Si el prójimo se come un pollo y yo dos escuálidas sardinas, la estadística afirma que tanto él como yo hemos saboreado medio pollo y una sardina cada uno. Él, por supuesto, habrá quedado satisfecho y yo seguiré, elemental, desfallecido por las hambres.
En política estos mediocres "trucos interpretativos" están a la orden del día conscientes -los políticos- de que el pueblo llano en su mayoría o desconoce los entresijos de los datos o no entra en ellos por esa desidia nacional que todos apuramos en nuestras famélicas almas.
Uno de esos trucos lo soltó ayer mismo, en concordato connivente, eso que denominamos -con extraordinaria generosidad- Gobierno. La consigna, eufórica y fausta, no era otra que la de comparar los datos de Noviembre de 2.008 con los del Noviembre próximo pasado, el del 2.009.
Así, a bote pronto, como estadística comparada está muy bien. Pero, hay elementos y factores, variables, que entran en juego y que desmienten cualquiera comparación simple que se quiera aventar ad maiorem Zapateri gloriam.
¿Dónde está el truco, el birlibirloque oculto?
Pues en varios aspectos; pero, centrémonos en una vertiente sola y sencilla.
La trascendencia comparativa de la manipulación estriba, esencialmente, en que, sí, este Noviembre ha habido menos incursiones en las oficinas inoperantes del I.N.E.M. Y en que, no, el volumen de población activa y desempleados no es comparable porque hace un año HABÍA MÁS GENTE TRABAJANDO (se obtiene un porcentaje) que este año (el resultado es otro porcentaje). O, lo que es lo mismo: si hace un año había mil (1.000) personas trabajando y despiden a doscientas (200) el porcentaje de desempleados es del 20%. Quedan, pues, ochocientas (800) personas activas. Si de esas que quedan se despide a un grupo de ciento ochenta (180) personas -veinte menos que en la tanda anterior-, el porcentaje resultante es un 22'5%.
Sin embargo, ese baile interesado de cifras no es lo más importante. La mentira más peligrosa que se descorcha en ese tipo de afirmaciones es la de "el paro va disminuyendo". ¡NO! El desempleo SIGUE AUMENTANDO. ¿A un ritmo más lento? Vale; pero aumentando inquietantemente. Con todo, aumenta más despacio porque con menos trabajadores hay que mantener un cierto nivel productivo: lo contrario sería un colapso total, una debacle absoluta. No se puede despedir a todo el mundo a la vez. El paro se reduce cuando, tras llegar a un tope suelo, del número total y dramático se van restando contingentes. Sencillo, ¿no? Es la cuenta de la vieja: si debo diez y pago tres, sólo me quedan siete de deuda; no es lo mismo que "debo diez; si pido cinco para pagar, no debo cinco: sigo debiendo diez".
Sé que hay muchas más cosas detrás de cada estadística. No obstante, creo, son ganas de marear la perdiz. La realidad es mucho más tajante y concluyente que cualquier fórmula matemática: puede que haya más subsidios; pero si los subsidios no dan ni para comer...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Pavana para cualquier cosa muerta


Me fastidia reconocerlo; pero, los cantantes y las cantantas tienen razón. Descargar música de la red, o un libro o una información, lo que sea, debe pagarse. Sobre todo porque en este mundo cruel todo se paga. Me fastidia reconocerlo aunque mucha de la música que se descarga es del nivel -altísimo, por supuesto- de "ave, María, ¿cuándo serás mía?" y eso debe, con muy buen criterio, estar penalizado si no con la cárcel, sí con unos cuantos euros y, a ser posible, con el señalamiento público y un conveniente escarnio por hortera, el descargador.
Cada descarga de internet debe ser gravada -no grabada- y el "top manta" erradicado.
Me parece bien, salvo que entreveo un pequeño inconveniente. Atendiendo al número de usuarios de internet no creo que el problema ocasionado con las bajadas de música sea tan grave, porque el número de usuarios no es tan abultado como quieren hacernos creer. Si a esto le añadimos que sin su música en la red se quedan sin ser oídos porque quitarla del medio no implica aumento de ventas: antes al contrario.
De lo que se han dado cuenta es de que la red puede, gracias a las encomiendas e incautos, ser un chollo: con menos ediciones más ingresos.
Solución salomónica: usted me cobra por oír su patético disco en la red, vale; pero, después de pagarlo, usted me envía el cedé original a casita para que yo lo ponga ochenta y siete mil quinientas trece veces.
Porque lo que se "cuelga" en la red, debe entenderse, fundamentalmente, como un préstamo entre amigos, entre coleguitas. Yo puedo leer un libro en línea; pero, no lo imprimo porque me saldría peor el remedio que la enfermedad. Con los vídeos, la música, los juegos, etc... "tres cuarts de lo mém".
Claro que la red es selectiva: si oigo lo último de Rosariyo y no me gusta porque es más de lo mismo con otro ritmo, pues no lo compro: y eso jode.
Por cierto, ¿Rosario no es la hija de ésa que no pagaba a Hacienda?

martes, 1 de diciembre de 2009

Miré los muros de la Patria mía

Para unos su patria es la lengua que malhablan; para otros, su segunda piel. Para estos el terruño inmediato; para aquellos... el 0'7 %, el escaño, la esquina de la facunda Chelito o el Café de doña Rosa y su perspectiva. Cada quisque tiene su patria (apátridas incluídos) y cada patria su aquel. La mía, la que yo tomo o entiendo como patria, es un compendio de todo lo anterior, un revoltijo descabellado en el que campa la sordidez de un viejo fumadero clandestino.
La mía es una patria invariable; una patria que los siglos han sido incapaces de cambiar, de remover hacia la dignidad que debe comportar el concepto "patria". La mía es una patria contradictoria y seca; esperpéntica y atroz.
La mía es una patria que les importa solamente a unos pocos demasiado pocos para poder cambiar el régimen perpetuo asentado en la idiotez, en la complacencia, en el nepotismo y el "¡qué le vamos a hacer!"
La mía es una patria desgastada, cansada, aburrida. Es una patria declinante que vive de recuerdos e ínfulas ajadas. Una patria de hombres enterrados hasta las rodillas blandiendo cachiporras. Es una patria triste de ande yo caliente y ande la Marimorena. ¡Qué pena! ¡Ay, pena!
Nadie se subleva, se levanta: como en los tiempos de la cólera y el miedo. Es la patria de siempre; la de mi pan, mi hembra y la fiesta en paz. Mal vivir, mal llegar; tal vez soñar como lo hacían los pobres de García Berlanga esperando al señor Marshall, la explicación del alcalde-paradigma o como lo hacía, un poco más allá, Segismundo. Soñar. Soñar y dormir mientras se espera: después de cada noche siempre, de nuevo, amanece... que no es poco.

jueves, 26 de noviembre de 2009

MONOPOLY ESPAÑA



No sé si asumirlo como la guasa de un genio loco, una ironía lamentable o, sencillamente, como un desenlace natural: los juegos tienden a reflejar la realidad social de su época.
No lo sé.
Aparte del daño que nos hacen a los padres colando demasiado pronto los anuncios de juguetes -porque cada vez es antes cuando hemos de imponer negativas, desgastarnos en dramáticas explicaciones, etc...-, los señores jugueteros, de cuando en cuando, tienen esos accesos de estupidez inexplicable que pasan inadvertidos porque, en general, llegan a un mercado rebosante de estúpidos contumaces que no se plantean más allá de lo que ven y palpan en primer plano.
El "Monopoly España" bien puede ser un ejemplo de ello. Ya estaban los "monopolys" de siempre y cumplían perfectamente su función. Cada uno, en su alarde o en su suerte, compraba la Gran Vía o el Paseo de Gracia. Sorteaba los pagos y eludía como podía la cárcel. Cada uno, como la presente realidad misma, cobraba su pensión, recibía pastizarra por su cumpleaños o se arruinaba pagando una hipoteca o un alquiler indecentes. Todo normal.

Pero alguien ha querido ir más allá. En un derroche de genialidad, el menda lerenda iluminati, ha tenido el mal gusto de idear el tablero patrio -bien por iniciativa propia, bien por política empresarial de la marca, me da igual-.
España es el paraíso de los casos de corrupción, del tráfico generalizado de influencias y el nepotismo, de las recalificaciones sospechosas e incomprensibles, de los trapicheos urbanísticos y todo eso.
En este país nuestro de mierda, apabullado por políticos insolventes y sinvergüenzas, por intermediarios y usureros, por poderosos sin escrúpulos, en este país nuestro sin futuro, lo último que se necesita es un monopoly de mesa cuando la realidad impuesta por el monopoly cotidiano de la vida ataca con una devastadora crueldad.
Pues tiene la gracia, digo, el dichoso monopoly, en las témporas. Sé que para muchos seré poco menos que un exagerado pescador y que argüirán que el juego es un simple juego, sin más peligro ni intención. Sí, es cierto. Se trata sólo de un juego, de un juego inoportuno.
No me creo que antes de sacarlo a la luz, a la venta, no hayan indagado en los subconscientes del personal, en sus sueños, sus temores, sus anhelos y opiniones íntimas (esas que ni nosotros mismos sabemos que acarreamos por la vida). No me creo que el jueguecito sea fruto de la casualidad sin más en un universo donde cada cosa que sucede, sucede por algo.


martes, 17 de noviembre de 2009

Con diez cañones por banda... o doce.


Me ha estremecido la simpática crónica, chorreante de ternura, de la pizpireta bizca Carmela Ríos sobre el pirata Abu Willy en CNN+. “Se ha adaptado muy bien a la vida en nuestro país –dice la periodista-; incluso se le ha visto con una camiseta de la selección nacional”.

Lo primero que me ha sugerido es un “pero... ¡tú eres gilipollas!”. Lo segundo, me lo callo por ese extraño pudor que nos impide a veces, a los humanos con dos dedos de frente, decir lo que pensamos.

¿Se ha adaptado bien a la vida en nuestro país? Pues que buena vida, regalada, lleva el hijo de puta. Porque, por si a alguno se le ha olvidado, es menor, sí, casi un niño; pero, un niño pirata. Un niño que no habrá dudado en apretar el gatillo de su AK o similar contra alguien que no le ha hecho nada.

Hay piratas y piratas, vale. Sin embargo, ninguno de estos hijos de puta es aquel romántico a quien nadie impuso leyes y que deja que ciegos reyes muevan feroz guerra por un palmo más de tierra.

Estos piratas piden plata y reparten plomo. No son robinjudes cuyos botines son ecualizados entre los pobres de su terruño. Con esa pasta se rearman y viven entregados a su oficio de mafia y de trata.

Y si alguno quiere discutirlo, lo discutimos.

lunes, 16 de noviembre de 2009

EL CRIMEN DE FAGO

Mientras escribo esto, está retransmitiendo CNN+ el juicio contra Mainar por la muerte del alcalde de Fago. Lo estoy viendo / oyendo y no puedo por más que sentir una terrible vergüenza ajena por cómo funciona la "justicia" en este país. Y no me refiero al hecho luctuoso que se juzga sino a la incompetencia de quienes ejercen la función legal. Se ha iniciado con la lectura de un acta o una declaración. El escrito en cuestión lo ha intentado leer una señora a la que yo recomendaría volviera a las cartillas de Palau: ¡Qué cosa más iletrada! ¿Cómo puede haber terminado una carrera universitaria alguien que no sabe leer? Pero, ahí no acaba la cosa. Oigo las preguntas de la fiscalía y no puedo del espanto ante la carencia absoluta de inteligencia en las inquisiciones; se me hace muy cuesta arriba soportar sus balbuceos, las estupidez inquietante de sus preguntas recurrentes y absurdas, sin sujeción, sin solidez, sin sentido y el baño que Mainar les está dando con sus respuestas firmes y, por momentos, desarboladoras.
Estamos en manos de intocables como estos: ¡vaya puto país de mierda!

jueves, 5 de noviembre de 2009

La estolidez sostenible

Una de las preocupaciones e inquietudes descalabradas que más y mejor se percibe en nuestros políticos es la de procurar que sus recursos de idiotez no se extingan por una mala gestión. Eso les lleva no sólo a velar por que el número de idiotas en cada uno de los dos partidos mayoritarios se mantenga en su plácido presente, sino a implementar medidas dirigidas a seleccionar meticulosamente lo que se puede extraer y lo que debe mantenerse. Lo extraíble para ser desechado es toda aquella masa cuya materia gris funciona correctamente. Esta masa es una mala yerba discrepante que produce unas esporas, contaminadas de rebeldía, de insumisión al jefe tonto, muy contagiosas y, por ende, peligrosas para el sostenimiento y la continuidad de los liderazgos.
En la otra vertiente está la masa sumisa. La sumisión incondicional de estas masas parasitarias permiten que la jefatura perdure por lo que hay que mimarlas, dejarlas crecer y replantar con ellas o sus vástagos los espacios dejados por los hierbajos díscolos.
En los estratos inferiores existe un humus que nutre a aquellas masas. Este sustrato alimenta con mayor empeño a la segunda masa afectada cuando es humus ignorante. El humus ignorante es idiota por naturaleza, por derecho y por definición y en territorios como nuestro país prolifera con una abundancia estremecedora.
Estremecedora, sí. Da miedo ver cómo apabulla la ignorancia de la mayoría de los ciudadanos de esta nación y cómo se empeñan en mantener en la privilegiada peana a la grey de tontos que nos están arruinando -si es que aún no lo han hecho- y que se ríen de nosotros con descaro, con el aplomo impertinente de quienes se saben a salvo en sus escaños porque los ignorantes y los prosélitos fanáticos seguirán votándoles.
Rajoy sólo sirve "pa'mandao", lo que le elimina como posible elemento de gobierno razonable y de Rodríguez y su megalomanía morbosa ya poco más se puede decir.
Rece, quien sepa, porque después de esta tempestad sólo los buques de gran calado quedarán a flote. Y si no ya lo veremos: al tiempo...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

EN CONSECUENCIA

Evito su extensión, no su presencia. De ahí que baste la mención, el recordatorio tajante. Finjamos que hoy, desde hoy, nos damos a una nueva etapa, a un nuevo tiempo -no renovado, nuevo- en el que ha fraguado un nuevo espíritu alentador. Finjamos que lo hacemos a través de una tácita declaración de intenciones o, mejor dicho, de valores, de rancios valores. Empecemos de nuevo, otra vez, hablando por boca de quienes ya hablaron, diciendo lo que dijeron y pensemos sus palabras, sus versos rotos por el desencanto, quebrados por el hastío y la impotencia de ver cómo su mundo se hunde. Sobrevivirá. Siempre ha sobrevivido; pero, lo ha hecho en suburbios marginales, en resistentes reductos sin fuerza suficiente para delendar la poderosa miseria y mezquindad que corroe a los hombres. Siempre ha sido así, igual, lo mismo. Nada ha cambiado salvo los nombres de los hi de puta que menean el cotarro.
No invito ni incito a la rebelión: la masa es masa, está adormecida, anulada, sometida a una hipnosis inexplicable y, probablemente, voluntaria. Mi pan, mi hembra, la fiesta en paz. No hay solución, remedio no alcanza así que mudanza.
En esta locura donde el honor y los valores languidecen en florecientes atajos, no tiene sentido predicar ni arengar.
Cada uno, a lo suyo y sálvese quién pueda.
Yo, al menos de momento, sólo quiero recomendar dos lecturas:

EPÍSTOLA SATÍRICA Y CENSORIA CONTRA LAS COSTUMBRES
PRESENTES DE LOS CASTELLANOS, ESCRITA A DON GASPAR
DE GUZMÁN, CONDE DE OLIVARES, EN SU VALIMIENTO
No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.
¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
Hoy, sin miedo que, libre, escandalice,
puede hablar el ingenio, asegurado
de que mayor poder le atemorice.
En otros siglos pudo ser pecado
severo estudio y la verdad desnuda,
y romper el silencio el bien hablado.
Pues sepa quien lo niega, y quien lo duda,
que es lengua la verdad de Dios severo,
y la lengua de Dios nunca fue muda.
Son la verdad y Dios, Dios verdadero,
ni eternidad divina los separa,
ni de los dos alguno fue primero.
Si Dios a la verdad se adelantara,
siendo verdad, implicación hubiera
en ser, y en que verdad de ser dejara.
La justicia de Dios es verdadera,
y la misericordia, y todo cuanto
es Dios, todo ha de ser verdad entera.
Señor Excelentísimo, mi llanto
ya no consiente márgenes ni orillas:
inundación será la de mi canto.
Ya sumergirse miro mis mejillas,
la vista por dos urnas derramada
sobre las aras de las dos Castillas.
Yace aquella virtud desaliñada,
que fue, si rica menos, más temida,
en vanidad y en sueño sepultada.
Y aquella libertad esclarecida,
que en donde supo hallar honrada muerte,
nunca quiso tener más larga vida.
Y pródiga de l'alma, nación fuerte,
contaba, por afrentas de los años,
envejecer en brazos de la suerte.
Del tiempo el ocio torpe, y los engaños
del paso de las horas y del día,
reputaban los nuestros por extraños.
Nadie contaba cuánta edad vivía,
sino de qué manera: ni aun un'hora
lograba sin afán su valentía.
La robusta virtud era señora,
y sola dominaba al pueblo rudo;
edad, si mal hablada, vencedora.
El temor de la mano daba escudo
al corazón, que, en ella confiado,
todas las armas despreció desnudo.
Multiplicó en escuadras un soldado
su honor precioso, su ánimo valiente,
de sola honesta obligación armado.
Y debajo del cielo, aquella gente,
si no a más descansado, a más honroso
sueño entregó los ojos, no la mente.
Hilaba la mujer para su esposo
la mortaja, primero que el vestido;
menos le vio galán que peligroso.
Acompañaba el lado del marido
más veces en la hueste que en la cama;
sano le aventuró, vengóle herido.
Todas matronas, y ninguna dama:
que nombres del halago cortesano
no admitió lo severo de su fama.
Derramado y sonoro el Oceano
era divorcio de las rubias minas
que usurparon la paz del pecho humano.
Ni los trujo costumbres peregrinas
el áspero dinero, ni el Oriente
compró la honestidad con piedras finas.
Joya fue la virtud pura y ardiente;
gala el merecimiento y alabanza;
sólo se cudiciaba lo decente.
No de la pluma dependió la lanza,
ni el cántabro con cajas y tinteros
hizo el campo heredad, sino matanza.
Y España, con legítimos dineros,
no mendigando el crédito a Liguria,
más quiso los turbantes que los ceros.
Menos fuera la pérdida y la injuria,
si se volvieran Muzas los asientos;
que esta usura es peor que aquella furia.
Caducaban las aves en los vientos,
y expiraba decrépito el venado:
grande vejez duró en los elementos.
Que el vientre entonces bien diciplinado
buscó satisfación, y no hartura,
y estaba la garganta sin pecado.
Del mayor infanzón de aquella pura
república de grandes hombres, era
una vaca sustento y armadura.
No había venido al gusto lisonjera
la pimienta arrugada, ni del clavo
la adulación fragrante forastera.
Carnero y vaca fue principio y cabo,
Y con rojos pimientos, y ajos duros,
tan bien como el señor, comió el esclavo.
Bebió la sed los arroyuelos puros;
de pués mostraron del carchesio a Baco
el camino los brindis mal seguros.
El rostro macilento, el cuerpo flaco
eran recuerdo del trabajo honroso,
y honra y provecho andaban en un saco.
Pudo sin miedo un español velloso
llamar a los tudescos bacchanales,
y al holandés, hereje y alevoso.
Pudo acusar los celos desiguales
a la Italia; pero hoy, de muchos modos,
somos copias, si son originales.
Las descendencias gastan muchos godos,
todos blasonan, nadie los imita:
y no son sucesores, sino apodos.
Vino el betún precioso que vomita
la ballena, o la espuma de las olas,
que el vicio, no el olor, nos acredita.
Y quedaron las huestes españolas
bien perfumadas, pero mal regidas,
y alhajas las que fueron pieles solas.
Estaban las hazañas mal vestidas,
y aún no se hartaba de buriel y lana
la vanidad de fembras presumidas.
A la seda pomposa siciliana,
que manchó ardiente múrice, el romano
y el oro hicieron áspera y tirana.
Nunca al duro español supo el gusano
persuadir que vistiese su mortaja,
intercediendo el Can por el verano.
Hoy desprecia el honor al que trabaja,
y entonces fue el trabajo ejecutoria,
y el vicio gradüó la gente baja.
Pretende el alentado joven gloria
por dejar la vacada sin marido,
y de Ceres ofende la memoria.
Un animal a la labor nacido,
y símbolo celoso a los mortales,
que a Jove fue disfraz, y fue vestido;
que un tiempo endureció manos reales,
y detrás de él los cónsules gimieron,
y rumia luz en campos celestiales,
¿por cuál enemistad se persuadieron
a que su apocamiento fuese hazaña,
y a las mieses tan grande ofensa hicieron?
¡Qué cosa es ver un infanzón de España
abreviado en la silla a la jineta,
y gastar un caballo en una caña!
Que la niñez al gallo le acometa
con semejante munición apruebo;
mas no la edad madura y la perfeta.
Ejercite sus fuerzas el mancebo
en frentes de escuadrones; no en la frente
del útil bruto l'asta del acebo.
El trompeta le llame diligente,
dando fuerza de ley el viento vano,
y al son esté el ejército obediente.
¡Con cuánta majestad llena la mano
la pica, y el mosquete carga el hombro,
del que se atreve a ser buen castellano!
Con asco, entre las otras gentes, nombro
al que de su persona, sin decoro,
más quiere nota dar, que dar asombro.
Jineta y cañas son contagio moro;
restitúyanse justas y torneos,
y hagan paces las capas con el toro.
Pasadnos vos de juegos a trofeos,
que sólo grande rey y buen privado
pueden ejecutar estos deseos.
Vos, que hacéis repetir siglo pasado,
con desembarazarnos las personas
y sacar a los miembros de cuidado;
vos distes libertad con las valonas,
para que sean corteses las cabezas,
desnudando el enfado a las coronas.
Y pues vos enmendastes las cortezas,
dad a la mejor parte medicina:
vuélvanse los tablados fortalezas.
Que la cortés estrella, que os inclina
a privar sin intento y sin venganza,
milagro que a la invidia desatina,
tiene por sola bienaventuranza
el reconocimiento temeroso,
no presumida y ciega confianza.
Y si os dio el ascendiente generoso
escudos, de armas y blasones llenos,
y por timbre el martirio glorïoso,
mejores sean por vos los que eran buenos
Guzmanes, y la cumbre desdeñosa
os muestre, a su pesar, campos serenos.
Lograd, señor, edad tan venturosa;
y cuando nuestras fuerzas examina
persecución unida y belicosa,
la militar valiente disciplina
tenga más platicantes que la plaza:
descansen tela falsa y tela fina.
Suceda a la marlota la coraza,
y si el Corpus con danzas no los pide,
velillos y oropel no hagan baza.
El que en treinta lacayos los divide,
hace suerte en el toro, y con un dedo
la hace en él la vara que los mide.
Mandadlo así, que aseguraros puedo
que habéis de restaurar más que Pelayo;
pues valdrá por ejércitos el miedo,
y os verá el cielo administrar su rayo.


A Mis Soledades Voy

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.
No sé qué tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo,
no puedo venir más lejos.
Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.
Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.
De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.
Él dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento;
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.
La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo
su locura en su arrogancia,
mi humildad en mi desprecio.
O sabe naturaleza
más que supo en este tiempo,
o tantos que nacen sabios
es porque lo dicen ellos.
«Sólo sé que no sé nada»,
dijo un filósofo, haciendo
la cuenta con su humildad,
adonde lo más es menos.
No me precio de entendido,
de desdichado me precio;
que los que no son dichosos,
¿cómo pueden ser discretos?
No puede durar el mundo,
porque dicen, y lo creo,
que suena a vidrio quebrado
y que ha de romperse presto.
Señales son del juicio
ver que todos le perdemos,
unos por carta de más,
otros por carta de menos.
Dijeron que antiguamente
se fue la verdad al cielo;
tal la pusieron los hombres,
que desde entonces no ha vuelto.
En dos edades vivimos
los propios y los ajenos:
la de plata los estraños,
y la de cobre los nuestros.
¿A quién no dará cuidado,
si es español verdadero,
ver los hombres a lo antiguo
y el valor a lo moderno?
Todos andan bien vestidos,
y quéjanse de los precios,
de medio arriba romanos,
de medio abajo romeros.
Dijo Dios que comería
su pan el hombre primero
con el sudor de su cara
por quebrar su mandamiento;
y algunos, inobedientes
a la vergüenza y al miedo,
con las prendas de su honor
han trocado los efectos.
Virtud y filosofía
peregrinan como ciegos;
el uno se lleva al otro,
llorando van y pidiendo.
Dos polos tiene la tierra,
universal movimiento,
la mejor vida el favor,
la mejor sangre el dinero.
Oigo tañer las campanas,
y no me espanto, aunque puedo,
que en lugar de tantas cruces
haya tantos hombres muertos.
Mirando estoy los sepulcros,
cuyos mármoles eternos
están diciendo sin lengua
que no lo fueron sus dueños.
¡Oh, bien haya quien los hizo!
Porque solamente en ellos
de los poderosos grandes
se vengaron los pequeños.
Fea pintan a la envidia;
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.
Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir,
piden prestado el tintero.
Sin ser pobres ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones ni pleitos;
ni murmuraron del grande,
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, firmaron
parabién, ni Pascuas dieron.
Con esta envidia que digo,
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.

Félix Lope de Vega Carpio.

miércoles, 7 de octubre de 2009

El paréntesis

Ha ya muchas lunas que no frecuento mi propio blog. No han sido visitas pospuestas, sino imponderables, rémoras impuestas por una acuciante realidad devastadora. Este tiempo de ausencia irrevocable me ha servido para reflexionar, para comprender que este espacio es un simple cementerio de ideas y pensamientos sin importancia. En este tiempo de vacío he comprendido que vivimos en una sociedad de inútiles -yo el primero- en donde a nadie se le cae la cara de vergüenza. Es un juego depravado, carente de la virtud más elemental.
Por fortuna, de todo lo que ha pasado por mi cabeza sólo han sobrevivido unas pocas bagatelas al influjo del poderoso olvido. Eso es lo que se llevan por delante quienes leen este miserable blog.
En este periodo de silencio me he cansado de bregar con imbéciles que ocupan notables relevancias; me he hartado de desdoblar -vano intento- pliegues, de enderezar entuertos y desfacer chapuzas colosales. En este tiempo de mutismo he concluido que el enigma es un espejismo y que nada tiene sentido porque caducamos a una velocidad pasmosa y no merece la pena luchar. Tan sencillo. No es tirar la toalla; es no recogerla cuando ha caído al suelo. Y así es: no merece la pena; pero, luego, una vez pensado, también he comprendido que la inacción tampoco es la respuesta, tampoco es la solución. Somos engranajes y si no nos movemos nosotros, otras piezas del mecanismo nos empujarán hacia la desganada movilidad. Quizás por eso seguiré escribiendo lo que nadie -o casi nadie- lee. Quizás por eso, por el desencanto, hablaré con más encono. Lo que no sé es cuándo... Ahora, de momento, lo único que se me ocurre es: ¡a la mierda!

martes, 22 de septiembre de 2009

NUNCA ME CANSO DE APRENDER; SÍ, DE QUE CONSTANTEMENTE ME "ENSEÑEN".

Hoy no tengo nada más qué decir.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Fricativo, oclusivo y sordo


Cuando Erre Zetapeta -también conocido como Rodríguez Zapatero- reconoció su ignorancia en cuestiones de economía (macro y, posiblemente, micro), no le dimos más importancia que aquella entrañada en la anécdota en que después, muy jocosos y facundos, convertimos lo de las dos tardes.
Nos pareció el candidato a Presidente muy "progre", muy cordial, muy tolerante. No dimos ni una en el clavo. Salvo algunos que no nos dejamos engañar ni entonces ni ahora, el resto debería estar desconcertado y, por qué no, rabioso: no imagino que estarán pensando en este preciso instante aquellos cuatro o cinco amigos a quienes les advertí del impostor que se nos venía encima. Recuerdo, incluso, que cierto periódico digital publicó una escueta carta a la que, lógicamente, no se le dio importancia porque, supongo, sería juzgada como la palabra rencorosa de un tipo fascista e intransigente: justo lo que yo soy, como se puede comprobar en este blog.
Ahora, ni las manos a la cabeza podemos llevarnos para evitar el riesgo vergonzoso de que se nos caigan los pantalones. Y ya es suficiente ser los hazmerreir del mundo como para, encima y colmo, hacer el ridículo en la puta plena calle.
La última gloriosa chorrada de este señor -aunque no merezca tal dignidad ni deferencia- es la de que "en política, a veces, hay que improvisar". Lo improvisa en un improvisado cenáculo de improvisados lameculos.
No, Erre Zetapeta. En política no se improvisa: se prevé y se resuelve; o sea, se gobierna.
Por espontánea que sea una circunstancia, por súbito y poco previsto que sea un problema, la solución no se improvisa. Se estudia, se analiza, se sopesa y se toma una decisión; para bien o para mal. Pero, no se escuda uno en la patética excusa de que si sale mal es porque hubo de improvisarse. Ya está bien de "esques" y afronta de una repajolera vez la terrible realidad que nos abruma. El "es que" es una disculpa, una justificación, de necios y cobardes; es el más estúpido subterfugio de quien carece de argumentos para dar una explicación razonable. Eres, Erre Zetapeta, peor que los niños y, probablemente, mucho más inmaduro.
Tu dramática prolongación de la edad del pavo nos está costando lo que no está en los escritos y, aún así, sigues en tus trece apoyado por un coro seráfico de ladinos y astutos cobistas cuya misión exclusiva en esta vida es la de medrar.
La culpa es nuestra, de los ciudadanos, por elegir un ser como tú y, además, reincidir, abundar en el error una segunda vez.
No sólo eres el compendio paradigmático del mal gobernante. Eres taimado y traicionero, cruel y sin escrúpulos y, coronando tu estólida cúspide, mentiroso.
Eres, Erre Zetapeta, fricativo porque provocas fricciones en la sociedad, roces lamentables fruto de tu falsa omnipotencia. Eres oclusivo porque cercenas cualquier conato de discrepancia o de ayuda: tú sabes siempre más que el resto de los mortales y el resto de mortales siempre, porque lo dices tú, nos equivocamos. Y eres sordo; no admites consejos ni sugerencias ni te atreves a oír el clamor que ambienta las calles.
Yo, Rodríguez Zapatero, es poco lo que puedo hacer. Soy consciente de ello. Pero, en lo que pueda y mis fuerzas y tus fuerzas lo permitan, no consentiré seguir siendo malgobernado por ti. Es una promesa.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

¡Agua va!

¡Qué sutileza! ¡Olé, tronío! Ahora va la Pajín y descerraja, para polemizar y desviar el curso de las puntiagudas miradas que todos dirigimos a este Gobierno, que el Pepé lo que busca es, ¡tachán!, polemizar. ¿El objeto de la polémica? Pues ni más ni menos que la estupidez de levantar el puño amenazador de la burguesía dominante y que en la canción de fondo, esa que dicen "la Internacional", se atribuye al pueblo oprimido y dominado, a los parias de la Tierra, a los miserables, a los descamisados, a los obreros. Porque, no sé yo cuántos diputados y senadores del P.S.O.E. son de extracción obrera exceptuando a la Ministro de Defensa y un par de pesoístas más. La pose progre siempre ha molado. Tanto que hay personas capaces de llorar amargamente la muerte de un abuelo al que no conocieron más que por un recuerdo, posible y probablemente, sesgado e idealizado por el cariño adyacente de la abuela: "a mi también me mataron al abuelo". Pues, qué buena suerte tuvo tu abuelo, porque el mío las pasó bien putas mucho tiempo y, lo peor, sus hijos, que no eran de los pijos de ni de Valladolid ni de León, lo pasaron peor que él porque siendo MÁS inocentes sufrieron las nefastas consecuencias de nuestra necedad civil durante años. Tanto, que hay personas que ahora levantan el puño con orgullo ocultando que proceden de tipos sin escrúpulos que aprovecharon la guerra para enriquecerse robando tierras y propiedades, mintiendo y denunciando a gente que no había hecho nada para adueñarse de lo que no era suyo; ¿no es verdad, Sonsoles?
El puño en alto es un símbolo, Pajín, sí; como el saludo romano. Y el uno como el otro pueden resultar, dependiendo de diversos factores, igual de atronadores y crueles porque, entérate, Pajín: el uso de un símbolo no hace mejor o peor a una persona: el símbolo, por lo común, es una simple coartada.
El puño en alto es un símbolo anacrónico y absurdo. En realidad todos, o casi, los símbolos son absurdos.
No obstante, me ciño al tema: ¿Quién está aventando la polémica? ¿Quién está imponiendo relevancia al asunto y con qué aviesa intención? Pues tú, Pajín, interesada en solapar problemas mucho más agudos y acuciantes. Ya se sabe que en lo que se habla de una cosa, no se habla de otras. Son intereses creados. Sencillamente. Y ya está, hoy no tengo ganas de escribir y menos extenderme en demostrar vuestra hipocresía y tu estupidez; mucho menos en mostrar vuestras mentiras o en, sin ir más lejos, avisar de cómo tus ademanes imitan a la perfección los de Felipe: lo tienes todo calculado; pero sólo engañas a los ignorantes. Quosque tandem...

domingo, 13 de septiembre de 2009

Con la burra a brincos

¡Que se vayan! Es evidente que los nacionalistas "periféricos" no van a cejar en su empeño independentista alentados por nuestro cómplice silencio acomplejado. Poco a poco, desafiantes, resueltos a salirse con la suya, avanzan ante nuestro clamor inútil porque "nuestra" legalidad, para ellos, no vale. Para ellos sólo vale la suya, la que impongan y siempre y cuando sea afín a sus preceptos y metas. Pues, bien, ¡que se vayan!
Los nacionalistas "periféricos" (sean vascos, sean catalonios, aragoneses -me he enterado que los hay-, gallegos o murcianos), que saben elegir muy bien dónde deben hacer sus "consultas", hacen muy bien en pedir la segregación de esta terrible nación que es España. Yo apoyo sus peticiones. Creo que son justas y razonables. Más. Creo que en justicia y en razón se les debe aplicar a ellos el mismo principio que promulgan y que el referéndum debe hacerse pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, comarca por comarca, provincia por provincia. Sí. Y que cada pueblo, cada ciudad, cada comarca, cada provincia cuya mayoría haya decidido quedarse en este puto país llamado España, así lo haga y que aquellos otros que, por contra, hayan decidido fraguar su independencia en ascuas del sol, así lo hagan. ¿Descabellado? ¿Por qué? Es lo justo.
Que se vayan, sí; y que nos dejen en paz de un pajolera vez. Ahora bien, no de rositas: al césar lo que suyo sea y a los españoles lo que sea nuestro. Y todo esto haciendo números; pero, números de verdad, no las cuentas de aquí mi primo el Gran Capitán. Cuentas reales, contantes y sonantes, y si no salen bien parados, oye, pues que se jodan porque, total, eso les importa poco: el vulgar dinero no les interesa, sus intereses son más elevados, son espirituales.
Yo no sé si España es un país, una nación, un estado o una nación de naciones, un estado de países o un país de naciones. Y, la verdad, me da igual: yo soy español, de Castilla, la Vieja. No estoy orgulloso de serlo ni mucho ni poco: no es algo que necesite aventarlo a los cuatro cardinales para que los demás se enteren y me reconozcan como tal. No necesito alardear de paisanaje ni de historia; no necesito presumir de una hermosa y muy difundida lengua.
Pero, desde luego, lo que no soporto es a los cazurros y gárrulos que me odian por no sé qué cosas que no les hice ni yo ni mis antepasados y que, en todo caso, fue hace una tupa de siglos. No soporto a los gilipollas que me odian por ser español, porque soy castellano, y porque dicen no sé qué de un hecho diferencial y encima me lo dicen, en una buena parte, esos cuyos apellidos son Montilla, o Pérez o Alcalde y proceden -cuando no son- de "charnegos" y "maketos". Y no soporto a toda esa "pléyade" de cobardes que siempre acusan a los demás de lo que ellos hacen para no perder pela. Yo practico el boicot a los productos catalanes y vascos porque no necesito productos catalanes ni vascos. Pero, por si alguien tuviera alguna duda, dígame un sólo bar, pub, restaurante o similar en Barcelona, por ejemplo, donde yo pueda tomar DYC, porque no lo hay.
Así pues, como yo bebo DYC y eso es para gente sin complejos, pues que se vayan, que les den por el culo y con la misma que les salten los dientes y si alguno no está de acuerdo conmigo... me la suda.

martes, 8 de septiembre de 2009

Ni a todos, ni todo el tiempo


La vida es un fraude: no cumple nuestras expectativas. Las personas decepcionan. Hemos asumido como algo natural el engaño y la mentira y, por lo común, los excusamos con esa estúpida premisa de "hay que aceptar a cada uno como es". Hemos asolado cualquier asomo de sentido ético o, para quienes lo prefieran, de honor para limitarnos -sin réplica- a convivir con esos impostores.
Es un juego desequilibrado porque quienes se enfrentan a la vida y a los demás desde la honestidad y la sinceridad, están en desigualdad de condiciones. El resultado de esto es que llega un momento en que todo humano, por honrado que sea, se plantea la necesidad imperiosa de entrar en el círculo vicioso para sobrevivir: cuestión de selección natural.
Dependiendo del criterio filosófico-religioso que cada uno lleve puesto, la percepción de cómo actuar varía. Para un católico -uno de verdad- en su bonhomía, lo preferente es perdonar y esperar a que el cielo, o Dios, o el tiempo, juzguen. Para un estoico, qué le vamos a hacer: el simple planteamiento de la duda significa que es inevitable.
Sin embargo, en este remolino feroz, hay quienes sin ser de arriba o de abajo, sin ser de allí o de aquí, tenemos que sopesar muchos elementos y factores, muchas interrelaciones y vínculos, muchas implicaciones antes de tomar una determinación cuyos resultados pueden afectar a segundos y terceros a los que queremos preservar de todo daño "colateral".
Es entonces, en el análisis, en la búsqueda de la solución, cuando aparecen la angustia y la desesperación; es entonces cuando la cabeza se nos pierde por angostos vericuetos copados por una bruma viscosa y obscena. Suele quedarnos la esperanza de la "justicia poética"; la esperanza de un golpe de viento que hunda las naos enemigas y dé aliento a las nuestras cambiando barloventos y sotaventos. Todo, en tanto pensamos una jugada maestra de ataque definitivo que nos procure la posibilidad de salvar los muebles... y la dignidad.
Porque llega un momento en que todo se paraliza. Yo no creo en eso de "siéntate en el umbral de tu puerta y verás el cadáver de tu enemigo pasar". Sí, muy bonito y siempre suponiendo que vivas más que tu enemigo y sí, muy bonito, pero no aporta ningún consuelo.
¿Acción o inacción? Terrible dilema el que nos asalta como un bandolero en mitad de un camino legendario.
Pero, tampoco tengo muy claro que el camino correcto sea el de la anhelada venganza.
La disyuntiva es demoledora. El tiempo apremia y la vida se escapa a marchas forzadas diciendo: ahora o nunca.
No tengo la respuesta: tengo mi respuesta.
El dolor es inevitable. Sabiendo esto, tratemos de hacer un poco mejor el mundo, expulsemos a los mendaces y zascandiles; cerrémosles en un aprisco lejano, en un tinao inaccesible en lo más alto de la más alta montaña imposible y luego, que el tiempo arregle lo que pueda o esperemos consuelo, quizás, en la confianza y seguridad de haber hecho lo justo: seamos más cínicos.
Hagámoslo en todos los ámbitos: en lo político, en lo amistoso, en lo cultural, en lo social, en lo académico, en lo afectivo...

viernes, 4 de septiembre de 2009

Red de mentiras y vírgenes suicidas



Dos títulos de películas (en español) que me vienen al pelo.
El primero tal cual y desdoblado porque el empeño es, ahora, que los padres demos un consentimiento expreso a la inscripción -por lo común falsa- de nuestros hijos en las redes sociales de internet. Muchas son las razones alegadas para ello; sobre todo, la inseguridad. La "red" es, para quien quiera saberlo, más segura que las calles y, en vista de lo visto, que los colegios o las discotecas. El problema no radica en su seguridad, sino en el uso que se hace de ella o en ella sin conocimiento alguno o con los pies de la estupidez por delante.
"Es que colgué una foto y ahora circula libremente por ahí". ¡Pues, claro! No hubieses colgado la foto, majilla o, mejor, lee más, despabila tu tonta coquetería adolescente y piensa en lo que haces antes de hacerlo; si no, asume las consecuencias o aprende a bloquear la imagen; pero no pretendas que paguen otros tus platos rotos: rotos por tu cociente intelectual de menos tres. Además, hay procedimientos de bloqueo que un padre preocupado sabe activar o instalar; seguimientos y registros... En fin, que quien no lo hace es porque no quiere y lo demás es limitar por limitar; o sea: reducir derechos. En internet hay una distinción clara entre qué es de acceso público y qué de acceso privado o restringido. Lo que no se puede hacer es gritar en el bar que eres gilipollas y pretender después que los parroquianos presenciales no corran la voz. Otra cosa hubiese sido que se lo hubieses confesado al padre prior de un convento de carmelitas. Además, hasta donde yo sé, se avisa. Que nadie piense que detrás de eso hay hackers malísimos hurgando en los discos duros y extrayendo información que luego vale "minolles" -que diría Manolo-.
La otra cuestión de orden es lo de Erre Zetapeta y su solemne promesa de ordenador portátil para cada mico de este país a partir de no sé que curso. Bueno, pues, nada. En mi tierra, donde usamos el román paladino, a eso se le llama mentir... aunque la intención es lo que cuenta.
Lo último, pensándolo mejor, lo voy a dejar en suspenso a ver si aquellos hijos de puta que mantienen viva la "fatwa" contra Salman Rushdie (y otras personas) y que tanto revuelo levantaron -amenazas incluidas- por la caricatura de Mahoma con turbante en forma de bomba que publicó el periódico danés Jyllands-Posten, piden perdón a los católicos del mundo entero y, en lo que les toca, a los hebreos que algo también tendrán que decir. Sobre todo los afectados por las muertes que esas subnormales produjeron con su hazaña. Ahora, en su arrogancia sin límite, esos hijos de puta que tanto respeto piden para sus símbolos sagrados (los únicos respetables según ellos: recuérdense las estatuas voladas de Buda) desafían y ofenden disfrazando de vírgenes marías a un par de terroristas, conscientes de que el resto del mundo, en su tolerancia ilimitada con ellos y para evitar que se le tache de racista, va -otra vez- a callar para que ellos se crezcan aún más.




jueves, 3 de septiembre de 2009

Los falsos librepensadores


Dicen que un tal Jesús entró en un templo infamado por mercaderes y que al ver tamaña blasfemia, asió un látigo -o lo que fuese- y se dió a repartir trallazos hasta que los echó del sacro recinto.
Algo así debería hacerse con todos aquellos, demasiados, que se cuelgan el marbete de "librepensador" y presumen de ello en el utópico templo de la Libertad.
En la crepitante confusión de algunos raciocinios, hay quienes abundan en la desprestigiosa idea de que ser librepensador es, poco menos, ya una virtud innata, ya una cualidad inherente al hecho de pertenecer a un determinado partido o a una opción. Y nada más lejos. El acto de acatar -sin ápice de intención crítica- sumisamente un ideario concreto, una doctrina política determinada, es en sí mismo un rechazo frontal al librepensamiento. Más cuando las directrices marcadas por el grupo hegemónico o por la jefatura, son asumidas ciegamente y seguidas a rajatabla sin disensión alguna.
Soy consciente de que el término "librepensador" queda muy bonito en el currículo, le da enjundia y cierto prestigio social en algunos circuitos; sin embargo, como siempre, una cosa es lo que se dice que se es y otra, diametralmente opuesta, lo que se es.
Esta actitud desemboca, inevitablemente, en la desvirtualización del concepto. Lo desnaturaliza, lo ofende y, por fin, lo hunde en la oscuridad.
No hay solución, lo sé. Es como el tipo adscrito a una asociación de escritores (una estupidez humana más: crear una asociación de escritores) y que no habiendo puesto jamás una letra detrás de otra se arroga la vanidad sin talento ni oficio.
Ayer, huroneando en la red en busca de blogs con algún interés, topé con uno de esos alardes.
Leí un poco. Accedí al perfil del autor. Pensé.
El "presunto" se da a la soberbia y al engreimiento de tal y obtusa manera que estremece. Es, según él, de oficios "creador de opinión" y "periodismo ciudadano" (la concordancia ya dice mucho del caletre de este atabal mesócrata). Y describe sus "intereses" así de campante: "Desde la racionalidad quiero (estremecedora e irritante primera persona) defender (¡menudo paladín!) la libertad de expresión y la pluralidad de ideas (¡no!: la imposición de su idea; porque leo en su blog una obsesión compulsiva permanente contra cierto partido de derechas). Para ello -continúa- trabajo en la alfabetización digital del movimiento asociativo vecinaljoder, qué bonito es eso!, ¿no?-. La "alfabetización digital", ¡nada más y nada menos! Si queremos decidir -remata con indeleble gloria- tenemos que participar".
Huelgan las palabras para definir a este elemento.
Sólo espero que su partido le recompense el esfuerzo y la dedicación. Pero, por favor, que se sacuda la medalla de librepensador porque como no tenga cuidado terminará clavándosela en el pecho y haciéndose pupa con ella. Algunas cosas a algunas personas, les vienen demasiado grandes.

Racistas y contundentes

Hoy saltaba la noticia bien aliñada con suculentas imágenes.
Un montón de "pies planos" malos, muy malos, le daban un chaparrón de hostias a un pobre senegalés (negro, claro) antes de detenerlo.
El pobrecito senegalés iba tranquilamente por la calle sin meterse con nadie. Sólo llevaba un inofensivo destornillador -que terminó clavado en ocho "pies planos"- con el que iba gastando bromas a los coches a los que dejaba, de lado a lado, un rayoncito muy decorativo y sin importancia.
Algún vecino, injustificadamente alarmado y muy maluto también (seguro) y muy racista, da aviso a la poli.

Llegan los efectivos que, enérgicamente, le piden la documentación al africano "de color" (de color negro -que ya está bien de tanta gilipollez políticamente correcta-) quien amablemente, como se ve en las imágenes, y lejos de provocar un altercado, les responde tirando de destornillador y repartiendo mamporros a diestro y siniestro, porque él es muy bueno, es negro, es ilegal y no hace cosas malas.
La gente, que ya se arremolina en derredor de la bronca, sin saber de qué cojones va la vaina, empieza a increpar a los polis y a defender al que "creyeron" (¡creyeron!, nadie le conocía, nadie comprobó, todos se metieron en el ajo sin saber en qué estaban interfiriendo) un pobrecito mantero que se gana la vida vendiendo cedés del Ramoncín y de Miguel de Molina.
Somos así: altruístas, dadivosos, quijotescos...
¡Qué vecindario ejemplar y valiente! ¡Qué arrojo y solidaridad!
Es conmovedor aunque, no sé, hay algo que me intriga con independencia de que el tipo senegalés en cuestión fuera o no un delincuente o estuviera cometiendo un acto vascálico. Me pregunto, si el "mantero" -con confusión o no- hubiese sido un chico blanco, de cualquier arrabal urbano -no quiero citar por no ofender-, ¿lo habrían defendido con tanto ímpetu y ardor guerrero?
Yo creo que no. Yo creo que ese hatajo de subnormales que intervienen donde no les llaman sin saber por qué lo hacen y que se consideran más progres y antirracistas que los demás por un extraño complejo no superado, no habrían movido un sólo dedo... Pero, hay que aparentar lo que no se es y, si se puede, excomulgar al Papa por hereje.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Yo crisis, tú crisis, él de puta madre.


Pues miren ustés, señores Rajuá y Erre Zetapeta: ni ninguna ideología es una verdad absoluta y suprema; ni ninguna doctrina económica contiene conceptos invariables; ni la crisis que padecemos es del mundo mundial.
Primero, empezaré por lo último, porque ni la crisis es como nos la han vendido ni afecta a todos: pocos se han lanzado al vacío arruinados desde sus lujosos despachos en el piso cinco mil de un colosal edificio.
Los afectados han sido los de siempre. Sí es cierto que grandes empresas han quebrado. Sí; pero tampoco han llegado a ese estado tal y como lo cuentan. ¿O miramos el patrimonio de sus directivos a ver cuantos se han quedado con una delante y la otra detrás? Es verdad que muchas fábricas y factorías han cerrado; pero, ¿por qué? Unas, quizás, porque han buscado mayores beneficios en lugares donde la mano de obra es más barata: desmantelamos la de Equis y la montamos en Hache donde cien obreros cobran lo que uno en la primera; otras, quizás, porque buscando más rentabilidad o en su desmedido afán de ampliar su porcentaje de ingresos calcularon mal la inversión, hicieron mucho más producto en su avaricia desmedida y luego no pudieron responder. Es verdad que muchas constructoras se han hundido; pero, ¿por qué ha sido eso posible? ¿Cuántos constructores están pidiendo limosna? ¿Y los beneficios desmedidos que obtuvieron durante los años de bonanza? Y, luego, los bancos: esos "choros" legales. Porque, como con casi todo, es la pescadilla que se muerde la cola: fabrico coches en Equis y vendo coches en Equis porque sus ciudadanos tienen poder adquisitivo. Cierro la fábrica de Equis y me la llevo a Hache. Ahí no puedo vender los coches que fabrico porque sus ciudadanos, a los que pago una miseria, no tienen capacidad económica para adquirirlos. Quiero seguir vendiéndolos en Equis; pero, como he mandado al paro a sus ciudadanos, éstos han perdido nivel de renta; conclusión: allí tampoco vendo la tupa de coches que he fabricado.
Pero, a lo que estoy. Yo sólo veo una crisis parcial; una crisis de algunos. Aguda, compleja; pero, de algunos. De unos cuantos que van a comprar al supermercado, buscan las ofertas y compran sin pensar que en esa oferta, los amos del supermercado no pierden un chavo porque si reducen el beneficio, ya lo compensarán con despidos masivos de empleados.
Dar por sentado que una estructura económica es -no ya infalible, que va a ser que no- inamovible y verdadera porque lo dice uno que dicen que sabe mucho es una solemne majadería. El problema radica en que alguien piensa en un sistema y otro con mucho dinero y poder lo implanta, lo impone. Y si no, pensemos un momento en la absurda evolución de todo el tinglado: del trueque elemental de cosa por cosa a un complejo sistema incomprensible y fiduciario de dinero por cosa por dinero.
No obstante el Capitalismo o el Socialismo son buenos o malos porque lo dice quién. Y, ¿qué pasa?, ¿que lo que dice ese quién va a misa?
Lo que hay que cambiar son los conceptos. He oído a muchos empresarios afirmar (a uno ya le respondí convenientemente y todo aderezado con unas gotitas de mi proverbial cólera) que ellos son el motor de la economía y que ellos son los que dan trabajo. Sí; pero olvidan un pequeño detalle: quien les permite enriquecerse y prosperar es el trabajo. Sin el trabajo no hay producto o venta o lo que sea. Y el trabajo lo hace un trabajador; luego es el trabajador quien le permite progresar; sin el trabajador el empresario sólo tiene dos opciones: o sacar su "producción" él mismo o comerse un huevo y el otro ir chupándolo. En esa simbiosis es de justicia que ambas partes obtengan beneficio en la proporción de sus esfuerzos y aportaciones: hasta la fecha, el beneficiado siempre es el empresario que, por lo común, explota miserablemente al empleado -demostrable-. Uno me comentó: "Sí; pero, el empresario arriesga su inversión". Sí, es verdad... ¡y el trabajador! Porque éste es el más interesado en tener trabajo y por eso, cuando algún empresario le pide un esfuerzo para sacar a flote una empresa, hace lo imposible hasta la extenuación: redoblando su rendimiento mientras hecha el bofe; quedándose muchas más horas... Lo que sea. El trabajador también hace una inversión. Es preciso renovar conceptos y terminar con muchas gilipolleces instauradas en la economía y ser capaces, desde luego, de poner pie en pared y cuando alguien nos diga que eso es así, responderle que porque él lo diga.
Y las ideologías. Ninguna en la actualidad es válida. Las mantienen vivas los intereses creados, la tradición y la ignorancia. Todas tienen cosas buenas y cosas malas que son compatibles. Incluso algunas se dedican a denostar a otras siendo la misma o van más allá y les atribuyen doctrinas que no se corresponden con la original en un alarde defensivo rebosante de estolidez sumaria. Además, éso, es muy español, muy de la tierra. Dos de los ejemplos más palmarios que conozco es el endosamiento, del que se derivaron las lógicas ramificaciones y separaciones en su seno, de carácter "derechista" de F.E. de las J.O.N.S. y la confusión que circunda al Anarquismo y sus muchos espectos y matices. Nada más lejos de la realidad en el primero. Yo no soy falangista; pero, sé que es un partido más inclinado al socialismo que al capitalismo y que hasta dónde yo leí, fue el inventor del centro político: "centro imaginario", creo que lo llamó Primo de Rivera. Y, en el segundo, ni me molestaré en proponer aclaración alguna. Los de derechas se quedan en lo de "la propiedad privada" y los socialistas no saben cuál de todos los modelos promulgados es el que siguen. O sea, bien. Con razón decimos en este país eso tan recurrido y recurrente de "de política yo no entiendo". ¡Y qué verdad es!
Hoy he visto en televisión un pequeño reportaje sobre una buena señora que en Plasencia se ha inventado un "supermercado social" para ayudar a quienes no tienen ni para pan. En este supermercado, que gestiona la buena mujeruca, una familia de cinco miembros sin recursos hace la compra mensual por menos de cien euros. Luego es posible combinar y algo falla en el sistema. El resto de preguntas que sugiere esa iniciativa, hágaselas cada uno.
Yo, por mi parte, sólo añadiré "grosso modo" que en esta crisis hay mucha gente haciendo su agosto.

martes, 1 de septiembre de 2009

Apretarse el cinturón... al cuello

Para este Gobierno, casi todo es una cuestión de interpretación, de mala interpretación.
Hace ya mucho tiempo, tras una farragosa explicación, alguien afirmó: "No. No me entiendes". A lo que hubo el otro de responder: "Sí; pero no es que yo no te entienda, es que tú no te explicas".
Si para desentrañar una frase que contiene un concepto o una idea simple necesitamos un trujamán, mal vamos.

Ahora, con lo de la subida "temporal" de los impuestos -que ahora serán para las rentas más altas- lo que queda claro, un poco más si cabe, es que el gabinete del señor Rodríguez Zetapeta es un cónclave de improvisadores. Y queda también, meridianamente, claro que el pueblo español es un conglomerado de seres incapaces de la autocrítica y conformistas por demás.
Si alguno de esos individuos tuviera a bien comprobar cuánto y cuántas veces ha subido la luz en los dos últimos años, o la gasolina, o el tabaco y así sucesivamente, verificaría que los incrementos son continuos y éso, querámoslo o no, son impuestos.
El apogeo de la estupidez viene, no obstante, no en el irreconocimiento de sus errores o de sus limitaciones. No. El clímax lo alcanzan cuando acusan al resto de mortales paisanos que no comulgaban con su descabellada imposición de "insolidarios".

Yo no sé -tampoco me importa- si el señor Rajuá y el resto de prosélitos y acólitos del Pepé son o no insolidarios.
Insolidario es aquel que, lógicamente, no es solidario, no se consolida con una acción, con una opinión. Así, cualquier discrepancia de su "unimente" es insolidaria.
Es peligroso trazar una pauta de comprensión sin un diccionario español-político, político-español. Aun así, hay que intentarlo.

Veamos. Las rentas más elevadas deben arrimar el hombro en estos momentos cruciales para intentar no perdernos definitivamente en el abismo. Bien; pero, yo estaba convencido de que eso ya estaba establecido en nuestro sistema de tributación y, por lo que veo, o era un sistema deficiente o en su tramoya hay más trampa que cartón... o ambas cosas a la par.
Más. España no es un paraíso fiscal; pero, "como si lo seriese". La cantidad de dinero negro que, si se quiere, se puede hacer aflorar es impresionante y ya, de paso, a todos los que están metidos en ese revuelto, darles un bonito juego de grilletes. Es de dominio público y si alguien no lo sabe, o es tonto o es de otro planeta.
Y más. Estamos en crisis y se ayuda a la banca. Bien, ¿a qué banca y por qué? ¿Por qué yo, como contribuyente, he de responsabilizarme de la mala gestión de los agentes bancarios? ¿De unas entidades que siguen obteniendo beneficios y que siguen reclamando las cantidades que por sus contratos de usura se les deben y que los ciudadanos, la mayoría, mal que bien, continúan abonando religiosamente? Pues a esas entidades y corporaciones es a las que hay que someter, no ya a una vigilancia exhaustiva y a mecanismos depurativos severos, que también, a un régimen de cooperación con la sociedad mucho más generoso. Y, desde luego, del mal causado que se haga cargo su hacedor.
Y mucho más. El movimiento, ya lo dijo el señor Aristotételes, se demuestra andando. El procedimiento ejemplar siempre debe empezar por uno mismo. En este caso, por los políticos y sus muchas y pingües rentas fruto de una situación esperpéntica. Tienen, a ver si son capaces, que ajustar y reducir sus opulentos privilegios y hacer lo que predican. Y una vez hecho esto, coger a la mitad de los funcionarios de este país y ponerlos de patitas en la calle por varias razones: ineficiencia, holgazanería y porque hay demasiados que están viviendo/cobrando de los impuestos de los demás y, encima, manteniendo un puesto de trabajo inconcebiblemente de por vida mientras que sus pagadores están siempre con el alma en vilo. Es una saturación insoportable para cualquier estado. Luego, ya entrados en harina, cambiar el cómodo esquema sindical, ahito de liberados improductivos, y sugerir otro que refleje la realidad: la inmensa mayoría de los trabajadores no están sindicados y el más representativo no copa más que un porcentaje insignificante de obreros. Traducido: su legitimidad negociadora es relativa y sus decisiones y acuerdos, discutibles.
Estas claves elementales de economía doméstica son coherentes y perfectamente aplicables al estado general de nuestra situación nacional: reducir gastos superfluos, recabar el dinero perdido bajo los muebles y el que está escondido en el colchón, usar el transporte público, hacer nosotros mismos las gestiones en vez de ir a la gestoría... En fin, aplicar una política de austeridad y contención, un esfuerzo, que repercuta en la mejoría general y permita mantener a los chicos la paga de los domingos porque ellos no tienen la culpa de nuestros despilfarros ni de nuestra mala cabeza.
Queremos ser un país moderno, en vanguardia: nunca lo conseguiremos. Nuestro carácter egoísta, pícaro y subsidiario lo impide.
Pondré un ejemplo ilustrativo para aquellos capaces de leer entre líneas:
Hace años me llegó un correo admirable.
Un joven argentino se fue a trabajar a Suecia. Una vez instalado en su casa, la víspera de debutar en su nuevo empleo, le visitó un vecino -enterado de la proximidad de un nuevo compañero- para ofrecerle un asiento en su coche: "somos varios y cada semana lleva uno el coche; si quieres, mañana te recogemos a..."
Al pibe le pareció bien. Al día siguiente fueron a la fábrica. Llegaban con tiempo de sobra. El aparcamiento de la factoría estaba casi vacío. Entonces el conductor -como hacía habitualmente- llevó el coche al lugar más apartado de la puerta de entrada a la nave y lo aparcó junto a otro.
El chaval argentino, sorprendido, le preguntó por qué teniendo sitio cerca de la puerta lo dejaba tan lejos y justo al lado de otro habiendo tantas plazas disponibles.
El sueco le respondió: "Nosotros venimos con tiempo suficiente para ir andando hasta el trabajo. Si aparcamos allí permitimos que quienes llegan tarde puedan dejar su coche cerca y evitar retrasos; y dejándolo junto al otro evitamos intercalar espacios que luego la gente tiene que buscar".
Parece una digresión incoherente; pero, quién quiera entender, que entienda.
Eso es to... eso es to... eso es todo, amigos.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >