martes, 22 de septiembre de 2009

NUNCA ME CANSO DE APRENDER; SÍ, DE QUE CONSTANTEMENTE ME "ENSEÑEN".

Hoy no tengo nada más qué decir.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Fricativo, oclusivo y sordo


Cuando Erre Zetapeta -también conocido como Rodríguez Zapatero- reconoció su ignorancia en cuestiones de economía (macro y, posiblemente, micro), no le dimos más importancia que aquella entrañada en la anécdota en que después, muy jocosos y facundos, convertimos lo de las dos tardes.
Nos pareció el candidato a Presidente muy "progre", muy cordial, muy tolerante. No dimos ni una en el clavo. Salvo algunos que no nos dejamos engañar ni entonces ni ahora, el resto debería estar desconcertado y, por qué no, rabioso: no imagino que estarán pensando en este preciso instante aquellos cuatro o cinco amigos a quienes les advertí del impostor que se nos venía encima. Recuerdo, incluso, que cierto periódico digital publicó una escueta carta a la que, lógicamente, no se le dio importancia porque, supongo, sería juzgada como la palabra rencorosa de un tipo fascista e intransigente: justo lo que yo soy, como se puede comprobar en este blog.
Ahora, ni las manos a la cabeza podemos llevarnos para evitar el riesgo vergonzoso de que se nos caigan los pantalones. Y ya es suficiente ser los hazmerreir del mundo como para, encima y colmo, hacer el ridículo en la puta plena calle.
La última gloriosa chorrada de este señor -aunque no merezca tal dignidad ni deferencia- es la de que "en política, a veces, hay que improvisar". Lo improvisa en un improvisado cenáculo de improvisados lameculos.
No, Erre Zetapeta. En política no se improvisa: se prevé y se resuelve; o sea, se gobierna.
Por espontánea que sea una circunstancia, por súbito y poco previsto que sea un problema, la solución no se improvisa. Se estudia, se analiza, se sopesa y se toma una decisión; para bien o para mal. Pero, no se escuda uno en la patética excusa de que si sale mal es porque hubo de improvisarse. Ya está bien de "esques" y afronta de una repajolera vez la terrible realidad que nos abruma. El "es que" es una disculpa, una justificación, de necios y cobardes; es el más estúpido subterfugio de quien carece de argumentos para dar una explicación razonable. Eres, Erre Zetapeta, peor que los niños y, probablemente, mucho más inmaduro.
Tu dramática prolongación de la edad del pavo nos está costando lo que no está en los escritos y, aún así, sigues en tus trece apoyado por un coro seráfico de ladinos y astutos cobistas cuya misión exclusiva en esta vida es la de medrar.
La culpa es nuestra, de los ciudadanos, por elegir un ser como tú y, además, reincidir, abundar en el error una segunda vez.
No sólo eres el compendio paradigmático del mal gobernante. Eres taimado y traicionero, cruel y sin escrúpulos y, coronando tu estólida cúspide, mentiroso.
Eres, Erre Zetapeta, fricativo porque provocas fricciones en la sociedad, roces lamentables fruto de tu falsa omnipotencia. Eres oclusivo porque cercenas cualquier conato de discrepancia o de ayuda: tú sabes siempre más que el resto de los mortales y el resto de mortales siempre, porque lo dices tú, nos equivocamos. Y eres sordo; no admites consejos ni sugerencias ni te atreves a oír el clamor que ambienta las calles.
Yo, Rodríguez Zapatero, es poco lo que puedo hacer. Soy consciente de ello. Pero, en lo que pueda y mis fuerzas y tus fuerzas lo permitan, no consentiré seguir siendo malgobernado por ti. Es una promesa.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

¡Agua va!

¡Qué sutileza! ¡Olé, tronío! Ahora va la Pajín y descerraja, para polemizar y desviar el curso de las puntiagudas miradas que todos dirigimos a este Gobierno, que el Pepé lo que busca es, ¡tachán!, polemizar. ¿El objeto de la polémica? Pues ni más ni menos que la estupidez de levantar el puño amenazador de la burguesía dominante y que en la canción de fondo, esa que dicen "la Internacional", se atribuye al pueblo oprimido y dominado, a los parias de la Tierra, a los miserables, a los descamisados, a los obreros. Porque, no sé yo cuántos diputados y senadores del P.S.O.E. son de extracción obrera exceptuando a la Ministro de Defensa y un par de pesoístas más. La pose progre siempre ha molado. Tanto que hay personas capaces de llorar amargamente la muerte de un abuelo al que no conocieron más que por un recuerdo, posible y probablemente, sesgado e idealizado por el cariño adyacente de la abuela: "a mi también me mataron al abuelo". Pues, qué buena suerte tuvo tu abuelo, porque el mío las pasó bien putas mucho tiempo y, lo peor, sus hijos, que no eran de los pijos de ni de Valladolid ni de León, lo pasaron peor que él porque siendo MÁS inocentes sufrieron las nefastas consecuencias de nuestra necedad civil durante años. Tanto, que hay personas que ahora levantan el puño con orgullo ocultando que proceden de tipos sin escrúpulos que aprovecharon la guerra para enriquecerse robando tierras y propiedades, mintiendo y denunciando a gente que no había hecho nada para adueñarse de lo que no era suyo; ¿no es verdad, Sonsoles?
El puño en alto es un símbolo, Pajín, sí; como el saludo romano. Y el uno como el otro pueden resultar, dependiendo de diversos factores, igual de atronadores y crueles porque, entérate, Pajín: el uso de un símbolo no hace mejor o peor a una persona: el símbolo, por lo común, es una simple coartada.
El puño en alto es un símbolo anacrónico y absurdo. En realidad todos, o casi, los símbolos son absurdos.
No obstante, me ciño al tema: ¿Quién está aventando la polémica? ¿Quién está imponiendo relevancia al asunto y con qué aviesa intención? Pues tú, Pajín, interesada en solapar problemas mucho más agudos y acuciantes. Ya se sabe que en lo que se habla de una cosa, no se habla de otras. Son intereses creados. Sencillamente. Y ya está, hoy no tengo ganas de escribir y menos extenderme en demostrar vuestra hipocresía y tu estupidez; mucho menos en mostrar vuestras mentiras o en, sin ir más lejos, avisar de cómo tus ademanes imitan a la perfección los de Felipe: lo tienes todo calculado; pero sólo engañas a los ignorantes. Quosque tandem...

domingo, 13 de septiembre de 2009

Con la burra a brincos

¡Que se vayan! Es evidente que los nacionalistas "periféricos" no van a cejar en su empeño independentista alentados por nuestro cómplice silencio acomplejado. Poco a poco, desafiantes, resueltos a salirse con la suya, avanzan ante nuestro clamor inútil porque "nuestra" legalidad, para ellos, no vale. Para ellos sólo vale la suya, la que impongan y siempre y cuando sea afín a sus preceptos y metas. Pues, bien, ¡que se vayan!
Los nacionalistas "periféricos" (sean vascos, sean catalonios, aragoneses -me he enterado que los hay-, gallegos o murcianos), que saben elegir muy bien dónde deben hacer sus "consultas", hacen muy bien en pedir la segregación de esta terrible nación que es España. Yo apoyo sus peticiones. Creo que son justas y razonables. Más. Creo que en justicia y en razón se les debe aplicar a ellos el mismo principio que promulgan y que el referéndum debe hacerse pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, comarca por comarca, provincia por provincia. Sí. Y que cada pueblo, cada ciudad, cada comarca, cada provincia cuya mayoría haya decidido quedarse en este puto país llamado España, así lo haga y que aquellos otros que, por contra, hayan decidido fraguar su independencia en ascuas del sol, así lo hagan. ¿Descabellado? ¿Por qué? Es lo justo.
Que se vayan, sí; y que nos dejen en paz de un pajolera vez. Ahora bien, no de rositas: al césar lo que suyo sea y a los españoles lo que sea nuestro. Y todo esto haciendo números; pero, números de verdad, no las cuentas de aquí mi primo el Gran Capitán. Cuentas reales, contantes y sonantes, y si no salen bien parados, oye, pues que se jodan porque, total, eso les importa poco: el vulgar dinero no les interesa, sus intereses son más elevados, son espirituales.
Yo no sé si España es un país, una nación, un estado o una nación de naciones, un estado de países o un país de naciones. Y, la verdad, me da igual: yo soy español, de Castilla, la Vieja. No estoy orgulloso de serlo ni mucho ni poco: no es algo que necesite aventarlo a los cuatro cardinales para que los demás se enteren y me reconozcan como tal. No necesito alardear de paisanaje ni de historia; no necesito presumir de una hermosa y muy difundida lengua.
Pero, desde luego, lo que no soporto es a los cazurros y gárrulos que me odian por no sé qué cosas que no les hice ni yo ni mis antepasados y que, en todo caso, fue hace una tupa de siglos. No soporto a los gilipollas que me odian por ser español, porque soy castellano, y porque dicen no sé qué de un hecho diferencial y encima me lo dicen, en una buena parte, esos cuyos apellidos son Montilla, o Pérez o Alcalde y proceden -cuando no son- de "charnegos" y "maketos". Y no soporto a toda esa "pléyade" de cobardes que siempre acusan a los demás de lo que ellos hacen para no perder pela. Yo practico el boicot a los productos catalanes y vascos porque no necesito productos catalanes ni vascos. Pero, por si alguien tuviera alguna duda, dígame un sólo bar, pub, restaurante o similar en Barcelona, por ejemplo, donde yo pueda tomar DYC, porque no lo hay.
Así pues, como yo bebo DYC y eso es para gente sin complejos, pues que se vayan, que les den por el culo y con la misma que les salten los dientes y si alguno no está de acuerdo conmigo... me la suda.

martes, 8 de septiembre de 2009

Ni a todos, ni todo el tiempo


La vida es un fraude: no cumple nuestras expectativas. Las personas decepcionan. Hemos asumido como algo natural el engaño y la mentira y, por lo común, los excusamos con esa estúpida premisa de "hay que aceptar a cada uno como es". Hemos asolado cualquier asomo de sentido ético o, para quienes lo prefieran, de honor para limitarnos -sin réplica- a convivir con esos impostores.
Es un juego desequilibrado porque quienes se enfrentan a la vida y a los demás desde la honestidad y la sinceridad, están en desigualdad de condiciones. El resultado de esto es que llega un momento en que todo humano, por honrado que sea, se plantea la necesidad imperiosa de entrar en el círculo vicioso para sobrevivir: cuestión de selección natural.
Dependiendo del criterio filosófico-religioso que cada uno lleve puesto, la percepción de cómo actuar varía. Para un católico -uno de verdad- en su bonhomía, lo preferente es perdonar y esperar a que el cielo, o Dios, o el tiempo, juzguen. Para un estoico, qué le vamos a hacer: el simple planteamiento de la duda significa que es inevitable.
Sin embargo, en este remolino feroz, hay quienes sin ser de arriba o de abajo, sin ser de allí o de aquí, tenemos que sopesar muchos elementos y factores, muchas interrelaciones y vínculos, muchas implicaciones antes de tomar una determinación cuyos resultados pueden afectar a segundos y terceros a los que queremos preservar de todo daño "colateral".
Es entonces, en el análisis, en la búsqueda de la solución, cuando aparecen la angustia y la desesperación; es entonces cuando la cabeza se nos pierde por angostos vericuetos copados por una bruma viscosa y obscena. Suele quedarnos la esperanza de la "justicia poética"; la esperanza de un golpe de viento que hunda las naos enemigas y dé aliento a las nuestras cambiando barloventos y sotaventos. Todo, en tanto pensamos una jugada maestra de ataque definitivo que nos procure la posibilidad de salvar los muebles... y la dignidad.
Porque llega un momento en que todo se paraliza. Yo no creo en eso de "siéntate en el umbral de tu puerta y verás el cadáver de tu enemigo pasar". Sí, muy bonito y siempre suponiendo que vivas más que tu enemigo y sí, muy bonito, pero no aporta ningún consuelo.
¿Acción o inacción? Terrible dilema el que nos asalta como un bandolero en mitad de un camino legendario.
Pero, tampoco tengo muy claro que el camino correcto sea el de la anhelada venganza.
La disyuntiva es demoledora. El tiempo apremia y la vida se escapa a marchas forzadas diciendo: ahora o nunca.
No tengo la respuesta: tengo mi respuesta.
El dolor es inevitable. Sabiendo esto, tratemos de hacer un poco mejor el mundo, expulsemos a los mendaces y zascandiles; cerrémosles en un aprisco lejano, en un tinao inaccesible en lo más alto de la más alta montaña imposible y luego, que el tiempo arregle lo que pueda o esperemos consuelo, quizás, en la confianza y seguridad de haber hecho lo justo: seamos más cínicos.
Hagámoslo en todos los ámbitos: en lo político, en lo amistoso, en lo cultural, en lo social, en lo académico, en lo afectivo...

viernes, 4 de septiembre de 2009

Red de mentiras y vírgenes suicidas



Dos títulos de películas (en español) que me vienen al pelo.
El primero tal cual y desdoblado porque el empeño es, ahora, que los padres demos un consentimiento expreso a la inscripción -por lo común falsa- de nuestros hijos en las redes sociales de internet. Muchas son las razones alegadas para ello; sobre todo, la inseguridad. La "red" es, para quien quiera saberlo, más segura que las calles y, en vista de lo visto, que los colegios o las discotecas. El problema no radica en su seguridad, sino en el uso que se hace de ella o en ella sin conocimiento alguno o con los pies de la estupidez por delante.
"Es que colgué una foto y ahora circula libremente por ahí". ¡Pues, claro! No hubieses colgado la foto, majilla o, mejor, lee más, despabila tu tonta coquetería adolescente y piensa en lo que haces antes de hacerlo; si no, asume las consecuencias o aprende a bloquear la imagen; pero no pretendas que paguen otros tus platos rotos: rotos por tu cociente intelectual de menos tres. Además, hay procedimientos de bloqueo que un padre preocupado sabe activar o instalar; seguimientos y registros... En fin, que quien no lo hace es porque no quiere y lo demás es limitar por limitar; o sea: reducir derechos. En internet hay una distinción clara entre qué es de acceso público y qué de acceso privado o restringido. Lo que no se puede hacer es gritar en el bar que eres gilipollas y pretender después que los parroquianos presenciales no corran la voz. Otra cosa hubiese sido que se lo hubieses confesado al padre prior de un convento de carmelitas. Además, hasta donde yo sé, se avisa. Que nadie piense que detrás de eso hay hackers malísimos hurgando en los discos duros y extrayendo información que luego vale "minolles" -que diría Manolo-.
La otra cuestión de orden es lo de Erre Zetapeta y su solemne promesa de ordenador portátil para cada mico de este país a partir de no sé que curso. Bueno, pues, nada. En mi tierra, donde usamos el román paladino, a eso se le llama mentir... aunque la intención es lo que cuenta.
Lo último, pensándolo mejor, lo voy a dejar en suspenso a ver si aquellos hijos de puta que mantienen viva la "fatwa" contra Salman Rushdie (y otras personas) y que tanto revuelo levantaron -amenazas incluidas- por la caricatura de Mahoma con turbante en forma de bomba que publicó el periódico danés Jyllands-Posten, piden perdón a los católicos del mundo entero y, en lo que les toca, a los hebreos que algo también tendrán que decir. Sobre todo los afectados por las muertes que esas subnormales produjeron con su hazaña. Ahora, en su arrogancia sin límite, esos hijos de puta que tanto respeto piden para sus símbolos sagrados (los únicos respetables según ellos: recuérdense las estatuas voladas de Buda) desafían y ofenden disfrazando de vírgenes marías a un par de terroristas, conscientes de que el resto del mundo, en su tolerancia ilimitada con ellos y para evitar que se le tache de racista, va -otra vez- a callar para que ellos se crezcan aún más.




jueves, 3 de septiembre de 2009

Los falsos librepensadores


Dicen que un tal Jesús entró en un templo infamado por mercaderes y que al ver tamaña blasfemia, asió un látigo -o lo que fuese- y se dió a repartir trallazos hasta que los echó del sacro recinto.
Algo así debería hacerse con todos aquellos, demasiados, que se cuelgan el marbete de "librepensador" y presumen de ello en el utópico templo de la Libertad.
En la crepitante confusión de algunos raciocinios, hay quienes abundan en la desprestigiosa idea de que ser librepensador es, poco menos, ya una virtud innata, ya una cualidad inherente al hecho de pertenecer a un determinado partido o a una opción. Y nada más lejos. El acto de acatar -sin ápice de intención crítica- sumisamente un ideario concreto, una doctrina política determinada, es en sí mismo un rechazo frontal al librepensamiento. Más cuando las directrices marcadas por el grupo hegemónico o por la jefatura, son asumidas ciegamente y seguidas a rajatabla sin disensión alguna.
Soy consciente de que el término "librepensador" queda muy bonito en el currículo, le da enjundia y cierto prestigio social en algunos circuitos; sin embargo, como siempre, una cosa es lo que se dice que se es y otra, diametralmente opuesta, lo que se es.
Esta actitud desemboca, inevitablemente, en la desvirtualización del concepto. Lo desnaturaliza, lo ofende y, por fin, lo hunde en la oscuridad.
No hay solución, lo sé. Es como el tipo adscrito a una asociación de escritores (una estupidez humana más: crear una asociación de escritores) y que no habiendo puesto jamás una letra detrás de otra se arroga la vanidad sin talento ni oficio.
Ayer, huroneando en la red en busca de blogs con algún interés, topé con uno de esos alardes.
Leí un poco. Accedí al perfil del autor. Pensé.
El "presunto" se da a la soberbia y al engreimiento de tal y obtusa manera que estremece. Es, según él, de oficios "creador de opinión" y "periodismo ciudadano" (la concordancia ya dice mucho del caletre de este atabal mesócrata). Y describe sus "intereses" así de campante: "Desde la racionalidad quiero (estremecedora e irritante primera persona) defender (¡menudo paladín!) la libertad de expresión y la pluralidad de ideas (¡no!: la imposición de su idea; porque leo en su blog una obsesión compulsiva permanente contra cierto partido de derechas). Para ello -continúa- trabajo en la alfabetización digital del movimiento asociativo vecinaljoder, qué bonito es eso!, ¿no?-. La "alfabetización digital", ¡nada más y nada menos! Si queremos decidir -remata con indeleble gloria- tenemos que participar".
Huelgan las palabras para definir a este elemento.
Sólo espero que su partido le recompense el esfuerzo y la dedicación. Pero, por favor, que se sacuda la medalla de librepensador porque como no tenga cuidado terminará clavándosela en el pecho y haciéndose pupa con ella. Algunas cosas a algunas personas, les vienen demasiado grandes.

Racistas y contundentes

Hoy saltaba la noticia bien aliñada con suculentas imágenes.
Un montón de "pies planos" malos, muy malos, le daban un chaparrón de hostias a un pobre senegalés (negro, claro) antes de detenerlo.
El pobrecito senegalés iba tranquilamente por la calle sin meterse con nadie. Sólo llevaba un inofensivo destornillador -que terminó clavado en ocho "pies planos"- con el que iba gastando bromas a los coches a los que dejaba, de lado a lado, un rayoncito muy decorativo y sin importancia.
Algún vecino, injustificadamente alarmado y muy maluto también (seguro) y muy racista, da aviso a la poli.

Llegan los efectivos que, enérgicamente, le piden la documentación al africano "de color" (de color negro -que ya está bien de tanta gilipollez políticamente correcta-) quien amablemente, como se ve en las imágenes, y lejos de provocar un altercado, les responde tirando de destornillador y repartiendo mamporros a diestro y siniestro, porque él es muy bueno, es negro, es ilegal y no hace cosas malas.
La gente, que ya se arremolina en derredor de la bronca, sin saber de qué cojones va la vaina, empieza a increpar a los polis y a defender al que "creyeron" (¡creyeron!, nadie le conocía, nadie comprobó, todos se metieron en el ajo sin saber en qué estaban interfiriendo) un pobrecito mantero que se gana la vida vendiendo cedés del Ramoncín y de Miguel de Molina.
Somos así: altruístas, dadivosos, quijotescos...
¡Qué vecindario ejemplar y valiente! ¡Qué arrojo y solidaridad!
Es conmovedor aunque, no sé, hay algo que me intriga con independencia de que el tipo senegalés en cuestión fuera o no un delincuente o estuviera cometiendo un acto vascálico. Me pregunto, si el "mantero" -con confusión o no- hubiese sido un chico blanco, de cualquier arrabal urbano -no quiero citar por no ofender-, ¿lo habrían defendido con tanto ímpetu y ardor guerrero?
Yo creo que no. Yo creo que ese hatajo de subnormales que intervienen donde no les llaman sin saber por qué lo hacen y que se consideran más progres y antirracistas que los demás por un extraño complejo no superado, no habrían movido un sólo dedo... Pero, hay que aparentar lo que no se es y, si se puede, excomulgar al Papa por hereje.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Yo crisis, tú crisis, él de puta madre.


Pues miren ustés, señores Rajuá y Erre Zetapeta: ni ninguna ideología es una verdad absoluta y suprema; ni ninguna doctrina económica contiene conceptos invariables; ni la crisis que padecemos es del mundo mundial.
Primero, empezaré por lo último, porque ni la crisis es como nos la han vendido ni afecta a todos: pocos se han lanzado al vacío arruinados desde sus lujosos despachos en el piso cinco mil de un colosal edificio.
Los afectados han sido los de siempre. Sí es cierto que grandes empresas han quebrado. Sí; pero tampoco han llegado a ese estado tal y como lo cuentan. ¿O miramos el patrimonio de sus directivos a ver cuantos se han quedado con una delante y la otra detrás? Es verdad que muchas fábricas y factorías han cerrado; pero, ¿por qué? Unas, quizás, porque han buscado mayores beneficios en lugares donde la mano de obra es más barata: desmantelamos la de Equis y la montamos en Hache donde cien obreros cobran lo que uno en la primera; otras, quizás, porque buscando más rentabilidad o en su desmedido afán de ampliar su porcentaje de ingresos calcularon mal la inversión, hicieron mucho más producto en su avaricia desmedida y luego no pudieron responder. Es verdad que muchas constructoras se han hundido; pero, ¿por qué ha sido eso posible? ¿Cuántos constructores están pidiendo limosna? ¿Y los beneficios desmedidos que obtuvieron durante los años de bonanza? Y, luego, los bancos: esos "choros" legales. Porque, como con casi todo, es la pescadilla que se muerde la cola: fabrico coches en Equis y vendo coches en Equis porque sus ciudadanos tienen poder adquisitivo. Cierro la fábrica de Equis y me la llevo a Hache. Ahí no puedo vender los coches que fabrico porque sus ciudadanos, a los que pago una miseria, no tienen capacidad económica para adquirirlos. Quiero seguir vendiéndolos en Equis; pero, como he mandado al paro a sus ciudadanos, éstos han perdido nivel de renta; conclusión: allí tampoco vendo la tupa de coches que he fabricado.
Pero, a lo que estoy. Yo sólo veo una crisis parcial; una crisis de algunos. Aguda, compleja; pero, de algunos. De unos cuantos que van a comprar al supermercado, buscan las ofertas y compran sin pensar que en esa oferta, los amos del supermercado no pierden un chavo porque si reducen el beneficio, ya lo compensarán con despidos masivos de empleados.
Dar por sentado que una estructura económica es -no ya infalible, que va a ser que no- inamovible y verdadera porque lo dice uno que dicen que sabe mucho es una solemne majadería. El problema radica en que alguien piensa en un sistema y otro con mucho dinero y poder lo implanta, lo impone. Y si no, pensemos un momento en la absurda evolución de todo el tinglado: del trueque elemental de cosa por cosa a un complejo sistema incomprensible y fiduciario de dinero por cosa por dinero.
No obstante el Capitalismo o el Socialismo son buenos o malos porque lo dice quién. Y, ¿qué pasa?, ¿que lo que dice ese quién va a misa?
Lo que hay que cambiar son los conceptos. He oído a muchos empresarios afirmar (a uno ya le respondí convenientemente y todo aderezado con unas gotitas de mi proverbial cólera) que ellos son el motor de la economía y que ellos son los que dan trabajo. Sí; pero olvidan un pequeño detalle: quien les permite enriquecerse y prosperar es el trabajo. Sin el trabajo no hay producto o venta o lo que sea. Y el trabajo lo hace un trabajador; luego es el trabajador quien le permite progresar; sin el trabajador el empresario sólo tiene dos opciones: o sacar su "producción" él mismo o comerse un huevo y el otro ir chupándolo. En esa simbiosis es de justicia que ambas partes obtengan beneficio en la proporción de sus esfuerzos y aportaciones: hasta la fecha, el beneficiado siempre es el empresario que, por lo común, explota miserablemente al empleado -demostrable-. Uno me comentó: "Sí; pero, el empresario arriesga su inversión". Sí, es verdad... ¡y el trabajador! Porque éste es el más interesado en tener trabajo y por eso, cuando algún empresario le pide un esfuerzo para sacar a flote una empresa, hace lo imposible hasta la extenuación: redoblando su rendimiento mientras hecha el bofe; quedándose muchas más horas... Lo que sea. El trabajador también hace una inversión. Es preciso renovar conceptos y terminar con muchas gilipolleces instauradas en la economía y ser capaces, desde luego, de poner pie en pared y cuando alguien nos diga que eso es así, responderle que porque él lo diga.
Y las ideologías. Ninguna en la actualidad es válida. Las mantienen vivas los intereses creados, la tradición y la ignorancia. Todas tienen cosas buenas y cosas malas que son compatibles. Incluso algunas se dedican a denostar a otras siendo la misma o van más allá y les atribuyen doctrinas que no se corresponden con la original en un alarde defensivo rebosante de estolidez sumaria. Además, éso, es muy español, muy de la tierra. Dos de los ejemplos más palmarios que conozco es el endosamiento, del que se derivaron las lógicas ramificaciones y separaciones en su seno, de carácter "derechista" de F.E. de las J.O.N.S. y la confusión que circunda al Anarquismo y sus muchos espectos y matices. Nada más lejos de la realidad en el primero. Yo no soy falangista; pero, sé que es un partido más inclinado al socialismo que al capitalismo y que hasta dónde yo leí, fue el inventor del centro político: "centro imaginario", creo que lo llamó Primo de Rivera. Y, en el segundo, ni me molestaré en proponer aclaración alguna. Los de derechas se quedan en lo de "la propiedad privada" y los socialistas no saben cuál de todos los modelos promulgados es el que siguen. O sea, bien. Con razón decimos en este país eso tan recurrido y recurrente de "de política yo no entiendo". ¡Y qué verdad es!
Hoy he visto en televisión un pequeño reportaje sobre una buena señora que en Plasencia se ha inventado un "supermercado social" para ayudar a quienes no tienen ni para pan. En este supermercado, que gestiona la buena mujeruca, una familia de cinco miembros sin recursos hace la compra mensual por menos de cien euros. Luego es posible combinar y algo falla en el sistema. El resto de preguntas que sugiere esa iniciativa, hágaselas cada uno.
Yo, por mi parte, sólo añadiré "grosso modo" que en esta crisis hay mucha gente haciendo su agosto.

martes, 1 de septiembre de 2009

Apretarse el cinturón... al cuello

Para este Gobierno, casi todo es una cuestión de interpretación, de mala interpretación.
Hace ya mucho tiempo, tras una farragosa explicación, alguien afirmó: "No. No me entiendes". A lo que hubo el otro de responder: "Sí; pero no es que yo no te entienda, es que tú no te explicas".
Si para desentrañar una frase que contiene un concepto o una idea simple necesitamos un trujamán, mal vamos.

Ahora, con lo de la subida "temporal" de los impuestos -que ahora serán para las rentas más altas- lo que queda claro, un poco más si cabe, es que el gabinete del señor Rodríguez Zetapeta es un cónclave de improvisadores. Y queda también, meridianamente, claro que el pueblo español es un conglomerado de seres incapaces de la autocrítica y conformistas por demás.
Si alguno de esos individuos tuviera a bien comprobar cuánto y cuántas veces ha subido la luz en los dos últimos años, o la gasolina, o el tabaco y así sucesivamente, verificaría que los incrementos son continuos y éso, querámoslo o no, son impuestos.
El apogeo de la estupidez viene, no obstante, no en el irreconocimiento de sus errores o de sus limitaciones. No. El clímax lo alcanzan cuando acusan al resto de mortales paisanos que no comulgaban con su descabellada imposición de "insolidarios".

Yo no sé -tampoco me importa- si el señor Rajuá y el resto de prosélitos y acólitos del Pepé son o no insolidarios.
Insolidario es aquel que, lógicamente, no es solidario, no se consolida con una acción, con una opinión. Así, cualquier discrepancia de su "unimente" es insolidaria.
Es peligroso trazar una pauta de comprensión sin un diccionario español-político, político-español. Aun así, hay que intentarlo.

Veamos. Las rentas más elevadas deben arrimar el hombro en estos momentos cruciales para intentar no perdernos definitivamente en el abismo. Bien; pero, yo estaba convencido de que eso ya estaba establecido en nuestro sistema de tributación y, por lo que veo, o era un sistema deficiente o en su tramoya hay más trampa que cartón... o ambas cosas a la par.
Más. España no es un paraíso fiscal; pero, "como si lo seriese". La cantidad de dinero negro que, si se quiere, se puede hacer aflorar es impresionante y ya, de paso, a todos los que están metidos en ese revuelto, darles un bonito juego de grilletes. Es de dominio público y si alguien no lo sabe, o es tonto o es de otro planeta.
Y más. Estamos en crisis y se ayuda a la banca. Bien, ¿a qué banca y por qué? ¿Por qué yo, como contribuyente, he de responsabilizarme de la mala gestión de los agentes bancarios? ¿De unas entidades que siguen obteniendo beneficios y que siguen reclamando las cantidades que por sus contratos de usura se les deben y que los ciudadanos, la mayoría, mal que bien, continúan abonando religiosamente? Pues a esas entidades y corporaciones es a las que hay que someter, no ya a una vigilancia exhaustiva y a mecanismos depurativos severos, que también, a un régimen de cooperación con la sociedad mucho más generoso. Y, desde luego, del mal causado que se haga cargo su hacedor.
Y mucho más. El movimiento, ya lo dijo el señor Aristotételes, se demuestra andando. El procedimiento ejemplar siempre debe empezar por uno mismo. En este caso, por los políticos y sus muchas y pingües rentas fruto de una situación esperpéntica. Tienen, a ver si son capaces, que ajustar y reducir sus opulentos privilegios y hacer lo que predican. Y una vez hecho esto, coger a la mitad de los funcionarios de este país y ponerlos de patitas en la calle por varias razones: ineficiencia, holgazanería y porque hay demasiados que están viviendo/cobrando de los impuestos de los demás y, encima, manteniendo un puesto de trabajo inconcebiblemente de por vida mientras que sus pagadores están siempre con el alma en vilo. Es una saturación insoportable para cualquier estado. Luego, ya entrados en harina, cambiar el cómodo esquema sindical, ahito de liberados improductivos, y sugerir otro que refleje la realidad: la inmensa mayoría de los trabajadores no están sindicados y el más representativo no copa más que un porcentaje insignificante de obreros. Traducido: su legitimidad negociadora es relativa y sus decisiones y acuerdos, discutibles.
Estas claves elementales de economía doméstica son coherentes y perfectamente aplicables al estado general de nuestra situación nacional: reducir gastos superfluos, recabar el dinero perdido bajo los muebles y el que está escondido en el colchón, usar el transporte público, hacer nosotros mismos las gestiones en vez de ir a la gestoría... En fin, aplicar una política de austeridad y contención, un esfuerzo, que repercuta en la mejoría general y permita mantener a los chicos la paga de los domingos porque ellos no tienen la culpa de nuestros despilfarros ni de nuestra mala cabeza.
Queremos ser un país moderno, en vanguardia: nunca lo conseguiremos. Nuestro carácter egoísta, pícaro y subsidiario lo impide.
Pondré un ejemplo ilustrativo para aquellos capaces de leer entre líneas:
Hace años me llegó un correo admirable.
Un joven argentino se fue a trabajar a Suecia. Una vez instalado en su casa, la víspera de debutar en su nuevo empleo, le visitó un vecino -enterado de la proximidad de un nuevo compañero- para ofrecerle un asiento en su coche: "somos varios y cada semana lleva uno el coche; si quieres, mañana te recogemos a..."
Al pibe le pareció bien. Al día siguiente fueron a la fábrica. Llegaban con tiempo de sobra. El aparcamiento de la factoría estaba casi vacío. Entonces el conductor -como hacía habitualmente- llevó el coche al lugar más apartado de la puerta de entrada a la nave y lo aparcó junto a otro.
El chaval argentino, sorprendido, le preguntó por qué teniendo sitio cerca de la puerta lo dejaba tan lejos y justo al lado de otro habiendo tantas plazas disponibles.
El sueco le respondió: "Nosotros venimos con tiempo suficiente para ir andando hasta el trabajo. Si aparcamos allí permitimos que quienes llegan tarde puedan dejar su coche cerca y evitar retrasos; y dejándolo junto al otro evitamos intercalar espacios que luego la gente tiene que buscar".
Parece una digresión incoherente; pero, quién quiera entender, que entienda.
Eso es to... eso es to... eso es todo, amigos.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >