viernes, 17 de julio de 2009

Y, ahora, ¿qué?

Sólo señalaré dos titulares de la prensa de hoy: "La enfermera del caso Rayan ingresada en un centro psiquiátrico" y "Enfermeras del Marañón denunciaron problemas en Neonatología hace un año". No quiero hacer más sangre: ya expuse mi opinión y mi conjetura de los acontecimientos unos días atrás. Tampoco extenderé la cuestión interpolando aquí las cuatro páginas de que consta el documento denunciante. Pero, no puedo sustraerme a la tentación de culpar, una vez más, a alguien a quien no conozco y que es el verdadero responsable -no importa por que motivo- de que estas cosas pasen. No, pasen, no: de que estas cosas sigan pasando. Hay, un análisis somero basta, dos elementos simples: A) Se produjo una confusión que afectó dramáticamente a una familia y estremeció las carnes de la ciudadanía. Conclusión: no hay controles de seguridad ni verificación en un proceso delicado y en el que las consecuencias de un fallo son irreversibles y/o irreparables. Deducción: A nadie de los responsables verdaderos le preocupa un ápice lo que pase en ese centro puesto que, además, ya estaban advertidos. B) La ley de la gravedad en este país se cumple rigurosamente: los trabajadores pagan sus errores y los que provocan la indolencia, la incompetencia o la estulticia de sus superiores.

Lamento la muerte del niño, la de su madre; la de casi todas las personas que mueren. Pero lamento mucho más la vida de la enfermera... Lo que le quede de vida.


Conocí a un hombre -de esos que todo lo saben- que no dejaba nunca hablar a nadie. En cierta ocasión, tuvo una duda y preguntó; pero, no le respondieron.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >