jueves, 30 de julio de 2009

Un pacharán al coleto.

No me extrañaría nada que esos subnormales de E.T.A. estuvieran ahora brindando con licor de endrinas y haciendo el chiste fácil para arrancar a sus lameruzos una estúpida sonrisa: "¡no pacharán!"
Ellos, y algunas de las que los malparieron, estarán tan orgullosos de su valerosa hazaña que no cabrán en sí de gozo; de gozo en sí cabrón.
Ahora ellos, cuando el cuerpo de los dos ausentes está aún caliente, estarán eufóricos y más cuando empiecen a ver pasar, frente al dolor de los familiares conmocionados, a la cofradía de políticos mal compungidos que llevan siglos sin resolver lo que debería estar resuelto. Dice el Presi-coleguita Zetapé que terminarán en la trena. Yo, escéptico, respondo mentalmente: o no. Pero, bueno; intención, lo que se dice intención, no le falta. En Rajuá, ni me paro.
Es verdad que se ha conseguido mucho; es cierto que se han "desarticulado" muchos comandos y todo eso. Pero, "esos chicos de E.T.A." siguen matando. La cuestión, pues, no es que terminen encarcelados o que dejen de matar; la cuestión es que no puedan volver a matar.
De poco sirven nuestras manos blancas, nuestras manifas, nuestros denuestos y nuestros lazos negros; de poco sirven el dolor y las lágrimas, los vacíos de las ausencias. De nada sirve clamar justicia o venganza por los seres a quienes se les amputó la vida.
La solución empieza por tomar dos medidas elementales. La primera es cortar el suministro a E.T.A. Y eso se hace no talando las ramas: eso no es eficaz. El árbol se tala por los pies, se le impide el alimento para que se seque y muera, se le extrae por la raíz. La segunda empieza por aislar en todos los sentidos y aspectos a esos sinvergüenzas y aledaños "pacíficos" que en esa incierta sombra los arropan: P.N.V. y demás.
Para hacer todo eso se precisa cierta astucia, cierta sagacidad, y pedirle (por ejemplo) a nuestro "servicio secreto" que se ponga a currar para aquello que le pagamos y descubra las fuentes de armamento, de financiación, etc... Porque lo cierto es que salvo cuando tenemos ayuda de otros países, aquí pasan las moscas y nadie echa fufú.

El tabaco y E.T.A. perjudican seriamente su salud.

A estas alturas uno ya no sabe ni cómo reaccionar ante otro atentado, ante cada nuevo asesinato de esa cuadrilla de cafres hijos de puta. A las personas "normales" -es comprensible- se nos hincha la vena por la cobardía que usan y porque la justificación empleada por esos súbditos del "vascalismo" no encaja en los conceptos cabales. Yo no sé; pero, sospecho que sus mismos argumentos pueden ser expuestos por el resto de los españoles y preparar un guirigay entre todos de muy señor mío. No va a pasar; lo saben y por eso hacen lo que hacen. Saben que pondremos nuestros crespones en lugar visible, aventaremos nuestra santa indignación y mañana será otro día... tan triste como el de hoy.
Ignoro si el "Estado de Derecho" ha usado de todas sus prerrogativas para enfrentar y finiquitar este problema. De lo que no me cabe de las dudas la menor es que si lo ha hecho, ha sido insuficiente.
Sobre todo porque la cuestión hay que zanjarla de raíz. Y la raíz es el "nacionalismo" y sus razonamientos que consentimos tácitamente sin que nadie, por temor a ser etiquetado de fascista o similar, sea capaz de rebatir con la llaneza contundente del sentido común.
Tienen derecho a la segregación, a la independencia. Pero, ¿porque lo dice quién? ¿Tres "ideólogos" de enceFALOgrama plano? Y si esos mismos tres alhelíes deciden que el cacareado pueblo vasco tiene derecho a la inmolación masiva, guste o no guste, porque hay una mayoría -teórica- que está de acuerdo y los apoya, ¿también hay que someterse a su voluntad? ¿Hasta dónde llega el sentido administrativo-legal de la posesión y pertenencia a un terruño? ¿Un bilbotarra tiene más o menos derecho a estar en Pasajes que un paisano natural del propio pueblo? Estiremos el ejemplo y la famosa regla de tres.
¿Quienes se escudan y excusan en la "lucha armada" para conseguir sus objetivos independentistas han pensado que, en rigor, nosotros podemos argüir lo mismo para preservar nuestro derecho a la VIDA?
Uno, con la vena hinchada, está ya hasta los cojones de tanta patraña y de tanta estupidez, de tanta historia legendaria y de tanta fábula insolvente. Que inventen lo que quieran; pero el que no esté a gusto en España, que se vaya. Porque el País Vasco, al menos por el momento, es España.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >