jueves, 26 de noviembre de 2009

MONOPOLY ESPAÑA



No sé si asumirlo como la guasa de un genio loco, una ironía lamentable o, sencillamente, como un desenlace natural: los juegos tienden a reflejar la realidad social de su época.
No lo sé.
Aparte del daño que nos hacen a los padres colando demasiado pronto los anuncios de juguetes -porque cada vez es antes cuando hemos de imponer negativas, desgastarnos en dramáticas explicaciones, etc...-, los señores jugueteros, de cuando en cuando, tienen esos accesos de estupidez inexplicable que pasan inadvertidos porque, en general, llegan a un mercado rebosante de estúpidos contumaces que no se plantean más allá de lo que ven y palpan en primer plano.
El "Monopoly España" bien puede ser un ejemplo de ello. Ya estaban los "monopolys" de siempre y cumplían perfectamente su función. Cada uno, en su alarde o en su suerte, compraba la Gran Vía o el Paseo de Gracia. Sorteaba los pagos y eludía como podía la cárcel. Cada uno, como la presente realidad misma, cobraba su pensión, recibía pastizarra por su cumpleaños o se arruinaba pagando una hipoteca o un alquiler indecentes. Todo normal.

Pero alguien ha querido ir más allá. En un derroche de genialidad, el menda lerenda iluminati, ha tenido el mal gusto de idear el tablero patrio -bien por iniciativa propia, bien por política empresarial de la marca, me da igual-.
España es el paraíso de los casos de corrupción, del tráfico generalizado de influencias y el nepotismo, de las recalificaciones sospechosas e incomprensibles, de los trapicheos urbanísticos y todo eso.
En este país nuestro de mierda, apabullado por políticos insolventes y sinvergüenzas, por intermediarios y usureros, por poderosos sin escrúpulos, en este país nuestro sin futuro, lo último que se necesita es un monopoly de mesa cuando la realidad impuesta por el monopoly cotidiano de la vida ataca con una devastadora crueldad.
Pues tiene la gracia, digo, el dichoso monopoly, en las témporas. Sé que para muchos seré poco menos que un exagerado pescador y que argüirán que el juego es un simple juego, sin más peligro ni intención. Sí, es cierto. Se trata sólo de un juego, de un juego inoportuno.
No me creo que antes de sacarlo a la luz, a la venta, no hayan indagado en los subconscientes del personal, en sus sueños, sus temores, sus anhelos y opiniones íntimas (esas que ni nosotros mismos sabemos que acarreamos por la vida). No me creo que el jueguecito sea fruto de la casualidad sin más en un universo donde cada cosa que sucede, sucede por algo.


ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >