lunes, 27 de septiembre de 2010

YO TAMBIÉN CORRÍ DELANTE DE LOS "GRISES"

Ayer vi un reportaje (una redifusión) en la que maricas, maricones, homosexulaes, "gays" (cómo odio esa palabreja), transexuales, travestidos, travestidas, bebidas con gas y carracas de portalillo pedían -como no puede ser de otra forma- la recuperación de su dignidad, el reconocimiento de su entidad y, de paso, la reparación de los duelos y quebrantos sufridos durante la dictadura a base de fresca moneda.
En España, la restauración del honor y la devolución a la vida activa del orgullo y el crédito, el pago a las vejaciones sufridas siempre pasa por la liquidación del finiquito en caja.
Cada colectivo afectado tiene derecho -nobleza obliga- a ver reconstruida esa parte de su natural derribada por la intolerancia. Cada ser víctima de los rigurosos desmanes del franquismo (o de los otros, que también las liaban pardas) tiene derecho a ser satisfecha por todo lo que se le negó o usurpó. Sin embargo, creo que el medio de restituir lo expoliado no ha de pasar necesariamente por recibir pastizarra -que siempre viene bien-.
Aquí, salvo los afectos al régimen, excepto los franquistas de pro (o sea: los papases y mamasas de grande parte de los gobernantes actuales, Zetapé incluido) todo el personal las pasó entre canutas y las de Caín.
Olvidamos con frecuencia que la represión fue para casi todos y que se ejercía de muchas y variadas maneras. Olvidamos, por ejemplo, cómo hijos de republicanos ajenos a toda actividad política y sólo por el hecho de ser eso, familiares, sufrían visitas habitualmente, una vigilancia exhaustiva e intolerables represalias sin motivo alguno. Casi nadie estaba a salvo. Según la lógica (harto demagógica de estos zotes que nos gobiernan porque nosotros el pueblo, más agilipollado que soberano, así lo hemos decidido) de estos mancebos de triste putanar arrabalero, toda esta gente debería recibir idéntica percepción.
La tarea más ímproba y ardua sería, claro, demostrar aquellos abusos. Más cuando en este país, tras la muerte del infausto dictador, al parecer, todos hubieron corrido en los perversos sanfermines grises.
Yo también corrí. ¡Ya lo creo que corrí! Pero tuve la fortuna de hacerlo más que la pareja persecutoria. No obstante, no pediré indemnización. Primero porque escapé y segundo porque no vaya a ser que a cuenta de la única piedra que tiro contra el reverbero de una farola y atino, lo que me dieran me lo quitaran, luego, para pagar los daños causados al mobiliario urbano.
Recuerdo, no sé si con precisión, unos versos del Calderón:
Al rey la bolsa y la vida
se han de dar;
pero, el honor
es patrimonio del alma
y el alma sólo es de Dios.
Y es que quien quiera dinero para reparar su honor mancillado, poco honor tiene. Más cuando, como en el reportaje en cuestión, hay algunos que flamean el derecho a resarcimiento falsamente ya que, por edad, no pudieron haber vivido los horrores del torvo Paco.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Huelga viene de holgar

Lo dije hace tiempo y me reafirmo: la huelga que se avecina es una afilada azagaya.
Si los sindicalistas ven satisfechos sus objetivos, la interpretación será: los trabajadores nos han apoyado mayoritariamente (incluidos aquellos que hicieron huelga involuntariamente); luego, los trabajadores -y la sociedad- confirman nuestra política.
Si la huelga resulta un fracaso, los sindicatos lo atribuirán al miedo a represalias y el gobierno validará el resultado con un razonamiento descarado: la mayoría social secunda y refuerza las medidas del gabinete.
En cualquiera de ambos casos, se vaya o no, mal. Mal porque pase lo que pase, seguirá sin reconocerse por ninguna de las partes (gobierno y sindicatos) una realidad que los dos maquillarán dejando de lado, por supuesto, que la huelga no va a cambiar las "medidas" gubernamentales (o sea: un día de productividad perdido inútilmente) y que para presionar al ejecutivo no basta con un día de ocio.
Algunas personas han adelantado que la huelga es una pantomima acordada entre las dos facciones de sinvergüenzas que manejan el tingladillo. ¡Pues claro! El cotarro sigue aumentando y nadie de los que tienen entidad y potestad para para evitarlo ha movido un dedo, ni un músculo. En el Congreso se discute; pero no se hace nada. La oposición indolente, en vez de acudir a todos los resortes de la ley para parar este dislate, se limita a lanzar frasecitas lapidarias y a atascar, con una locuacidad admirable, la oquedad cerebral de los miembros y miembras ejecutores y ejecutoras de este farragoso tenderete ministerial. Pero, me he ido del hilo argumental del párrafo. ¿Están conchavados gobierno y sindicatos? Evidentemente. El señor (la deferencia es irónica) Rodríguez Zapatero no va a variar un a pizca su empecinada posición. Los esbirros Méndez y Toxo (el Fernández lo omito por un acceso de vergüenza) lo saben y no lo cuestionan; sin embargo tienen que salvar la cara por la complacencia salvaje que han mostrado hasta ahora y que, descubierta, ya no pueden mantener sin sufrir algún que otro revés.
Ni los sindicatos son representativos de todos los trabajadores (además son una minoría puesto que los más de los "obreros" no están sindicados ni votan a esas opciones) ni los "culturistas" encarna a todos los que están vinculados a la cultura. Han tardado los actuadores y musicantes en saltar a la palestra. Otro paripé. Sus subveciones están garantizadas, se lo aseguro. Porque con este gobierno todo tiene trampa, incluso lo de la subida del tramo del I.R.P.F. Piénsese que en ese tramo quedan afectados grande parte de los "suyos", del P.S.O.E., afines y periferia.
Una huelga, reincido, no es un útil testimonial. Si no consigue un objetivo claro, es inútil y, por lo mismo, sobra.
Aunque la noche (gracias Eva) me ha confundido un poco, no quiero dejar con cabeza a un títere chabacano. Aleix Vidal-Quadras en un acto heróico de defensa a los cientoveintemileuristas, afirmó anteayer que ese segmento socio-laboral era el motor, el corazón y el alma de la economía, que ese conjunto estaba ahí por su denuedo, esfuerzo, abnegación, dedicación y valía (eso no te lo crees ni tú). Y ahora, estos capullos de la empuñada rosa, les van a restar de sus rentas por trabajo la mitad o más.
A ver, tío Alejo, ¿tú eres gilipollas o te lo haces? ¿Crees que un minero baja al pozo a tocarse los güevos? ¿Crees imbécil que es fácil subirse al andamio, soportar a un cretino enjefado por el nepotismo o por la coba, servir cafés durante doce horas o ser puta en la esquina más fría de un polígono? El verdadero soporte de la economía de un país es el "currito" que se deja las uñas y el alma cada día para no llegar nunca a fin de mes. El inversor es necesario, sí; el que alguien corra los riesgos es preciso, sí; pero, el dinero que se arriesga se protege con trabajo, macho, con el trabajo de otro: ése que siempre está sujeto al rigor de una producción cada vez más elevada y extenuante. Y, con esto, basta. No perderé un segundo más contigo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

¡NO LEAS ESTO!

Hace poco, tomando una caña, me recordaba José Peñalver la precocidad con que desarrollé -la modestia sobra- algunas teorías filosóficas y físicas que luego vieron la luz de la mano de personajes cualificados. Fue en aquel tiempo remoto ya en que yo era inteligente, mal estudiante y lector compulsivo de libros: "¡Joder, si te lees hasta el prospecto del champú!", solía decirme alguien.
Ahora todo es distinto; el tiempo no ha limado mi inquietud, pero, sí ha mermado (notablemente) mi capacidad. El tiempo y el peso insoportable de los sueños que día tras día fueron socavando mi realidad hasta convertirla en un acontecimiento testimonial.
Hoy, cuando nada tiene solución, cuando sé que los milagros no existen y aún así me aferro a la triste posibilidad del engaño y la esperanza, veo cómo un hombre puede desperdiciar su vida, dilapidarla por omisión, por inacción.
Somos mayoría los seres acomodados en esa trinchera de indolencia desde la que nos limitamos a ver pasar nuestras existencias; sin metas, sin ambiciones que nos arranquen de la fácil pantalla del televisor y nos hagan tomar partido activo. Somos mayoría los que nos conformamos -y aun lo estimulamos con nuestra desidia contumaz- con que otros sean quienes nos den todo bien moleado y bien hecho.
Así hemos reducido a la mínima expresión, a una insignificante pizca, nuestra capacidad crítica, nuestro criterio, nuestra capacidad de pensamiento y de juicio. Nos hemos ubicado en un confortable espacio sin diagnósticos ni dudas que zarandeen ese aspecto analítico que nos diferenció de las otras fieras. "Lo que diga la rubia" es "lo que va a misa", sin más razonamiento.
Llevo desde la seis y pico de la madrugada leyendo comentarios en la prensa cibernética. Es admirable. La "prensa digital" se ha convertido en un panteón de reflexiones absurdas, manipuladas hasta el fanatismo más abominable; de pensamientos dominados por la sequía intelectual y la mezquindad.
Vuelvo entonces a mis dolores, y tras un rápido repaso a mi entorno, comprendo que mi estado es fruto del desencanto, del desánimo, de la decepción. Mis ataduras prodecen de la incomprensión de un mundo cuyas actitudes he revocado por absurdas. La inteligencia de aquel león que vio por primera vez un coche hasta el de hoy que convive -más o menos- con él poco ha evolucionado; sin embargo,¿la nuestra, la de los hombres y hombras, cuánto lo ha hecho?
Vivimos subyugados por una curiosidad morbosa, nada pánfila, y dedicados exclusivamente a la malicia de conocer las perversiones de los otros, a comparar nuestras miserias con las del prójimo, a codiciar desasosegadamente la caída de nuestro vecino para saltar por encima de él. Vivimos arropados en la estulticia, el egoísmo, la traición, la intriga... como hace miles de años. Necesitamos placeres instantáneos, inmediatos, que nos desconecten de una verdad facultada por nuestra propia quietud. No queremos cambiar el mundo que merodea entorno a nosotros, queremos que otros nos lo cambien mientras esperamos matando la impaciencia en la barra del bar o tirados en el sofá. Anulamos el estímulo y la iniciativa: "¡Que inventen y se equivoquen ellos!".
No; no comprendo el mundo ni a sus mundícolas. No comprendo el dolor que nos infligimos, la desazón con que los dioses imperturbables nos riegan cada jornada sin el más leve remordimiento, sin el menor propósito de enmienda.
Quizás esperaba más de todo este viejo tinglado o quizás, simplemente, sea un inadaptado, alguien que no encaja y que por eso sufre, porque aún le quedan escrúpulos y un ápice de dignidad.
La vida es injusta. Pero, ¿cómo hacer comprender que "La Esteban" es una artimaña, sus adláteres alimañas ávidas de carroña, que Rodríguez Zapatero es un impostor, que el islamismo es un peligro, que los sindicatos con su estructura actual sobran, que la recua de insolventes afines a la ceja, con su laíca simonía, es la quintaesencia de la hipocresía, que la tribu rajoyista no es más que el interés particular, que en esta baraja faltan ases y sobran reyes, que..?
He perdido la fe, la esperanza y la caridad.
Hace años, cuando daba limosna (cuando podía darla) y alguien trataba de corregir mi acto afirmando que el recptor de la exigua dádiva se lo gastaría en vino, yo respondía: "Me parace lo más acertado; así, en lo que dure la borrachera, se olvida de la que tiene encima". Ahora, miro de soslayo, paso de largo y pienso: "Hoy, esa borrachera yo la necesito más que tú".

viernes, 24 de septiembre de 2010

PO'LA GLORIA DE MI MARE

Cuando don Antonio escribió aquello de "España de charanga y pandereta..." no imaginó, a buen seguro, hasta qué punto en una de las dos Españas el certero verso iba a cundir.
Al parecer, se hacen lenguas de que si "la Belén Esteban" se presentara a las próximas elecciones generales, obtendría un resultado escalofriante. El tercer puesto del podio electoral, nada menos, aseguran los soflamistas telecinqueros que obtendría la tal fulana. El sondeo, evidentemente, tiene un cariz discutible y, sin duda, alejado de "la verdadera realidad". Sin embargo, lo estremecedor, lo que de verdad me conmueve y agita las entrañas, es el grado de manipulación al que se ha llegado, sus resultados -sean de bromas o de veras- y la ignorancia campante en este país.
Una cosa es que el "Chiquilicuatre" (gracias a la legión de tontos que pululan por ahí) nos humille en un festival estúpido y superfluo, y otra bien distinta es que Menganita Pormijamato se presente en la sede de la soberanía popular a hacer poco más que lucir su horrendo palmito o a obligar a sus señorías a que se coman el pollo.
La Esteban esta es un producto publicitario bien elaborado y bien vendido -nos ha jodido, así cualquiera: con toda una cadena de vatertelevisión a sus pies ya se puede-. Es una marioneta manejada con una precisión asombrosa. De nena despechada ha pasado a ser ídolo chabacano pero muy rentable. A esta tipa la han encumbrado oscuros intereses a la cima del cutrelux apto y recomendado para marujas ignorantes.
Defiendo, como no puede ser de otra manera, el derecho y la obligación de todo ciudadano a participar en la actividad política sin límites por su condición, situación, religión, educación, sexo o cualquiera otra peculiaridad. Pero no es de recibo que se haga befa descarnada de la política con "propuestas" obscenas (cual es esta) por mucho que nuestros políticos hayan convertido nuestro sistema en un auténtico circo y en la cueva de Alí Babá.
Broma es y como broma, burda, zafia, lo tomo. Incluso recomiendo a los patéticos habitantes de la cinco que vayan más allá y fichen para el ficticio equipo ministerial de la Mengana en cuestión a Chiquito de la Calzada, a Flo, a Carmen de Mairena, a Pozí, a Wyoming y todas esas cuentas extraviadas del rosario del sentido común. Pero dejándolo ahí, en la broma, en la hipótesis pseudograciosa, en la anécdota creceaudiencias porque si "el sondeo" fuera cierto, si tuviese base sólida, apañados estamos. Y, además, ¿para qué quieren que la colega esa acceda al poder si un gobierno como el que ella haría ya lo tenemos?

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >