domingo, 24 de octubre de 2010

Mamá, el juez, los niños... y el puto padre.

Conversaba ayer con Sonsoles, mi filósofo particular, y en un momento dado me preguntó por los niños y cómo lo estaba llevando. La respuesta, aunque serena y resignada fue evidente: la ley es así; discrimina injustamente y los jueces, movidos por no sé qué extraños conceptos, se inclinan sistemáticamente a favor de la madre sin analizar ni amparar más circunstancias. Y no siempre es la madre quien debería quedarse con los hijos...
Su contrarrespuesta fue inmediata. "Hace poco -me dijo- hubo una manifestación de padres pidiendo lo mismo y no había suficientes para sujetar la pancarta. Es raro el padre que quiere quedarse con los hijos; la mayoría se desentiende..."
Lo pensé un instante. ¿La mayoría se desentiende o es que no queda otro remedio sabiendo como sabemos que siempre (salvo un caso de flagrante daño para los hijos por parte de la madre) los jueces siempre van a fallar a favor de la progenitora? ¿Por qué se da por sentado que la madre siempre es buena y tal y tal y el padre es el malo de la historia? ¿Quién dice que una madre cuida mejor de sus hijos que un padre? ¿Por qué una mujer puede EXIGIR IGUALDAD y el hombre no? Me gustaría un buen debate con algún juez, algún político y alguna de esas "magníficas" madres de exaltado y exultante sentimiento.
En todo caso, el hecho de ser minoría no justifica una aplicación general por defecto. En democracia una de las mayores falacias es que la minoría ha de someterse a la voluntad de quienes son más y, en todo caso, ese principio es válido en lo tocante a la elección de representantes, no de la aplicación de las normas. Si no fuera así, si no se tuviera en cuenta la opinión minoritaria y discrepante (desprecio muy abundante por otra parte) se estaría, entonces, obligando a ejercer el pensamiento único.
Ni los jueces son infalibles -aunque ellos se crean dioses- ni los políticos hacen su trabajo: son obtusos, holgazanes, mentirosos...
Pero, el problema de esa norma aplicada, dispensada, con carácter general es más grave de lo que parece. No se puede luchar sin armas y acceder a la "justicia" española sin la consciencia de que todo está perdido de antemano, además de innecesariamente dilatado; es de ilusos.
Hay mucha falsa propaganda elaborada con el claro objetivo de "victimar" y, por ende, favorecer a la pobrecita mamá. Si revisáramos caso por caso es probable, es seguro, que terminaríamos con los pelos como escarpias por el descaro, protegido y alimentado por la ley, de una grande parte de las madres y sus verdaderas pretensiones.

domingo, 17 de octubre de 2010

¿Y después?

Se hizo (sólo un puñado de recalcitrantes mesnaderos) una supuesta huelga general que no fue más que un día festivo para algunos, un accidente más en nuestra esperpéntica Historia. Mucha alharaca en el escaparate, mucho dinero consumido inútilmente en banderitas, pegatinas, desplazamientos y fanfarria, dietas opíparas para los secuaces de U.G.T. y cecé oó y todo lo demás, ¿para qué?
Ahora, a pocas semanas de aquel extraño acontecimiento de cohetería "democrática", se ve cómo todo fue una farsa.
¿Un día de huelga y ya? ¿Ya está? ¿Se sale a la calle, se gritan cuatro consignas absurdas, se tiran tres piedras y ya? ¿Qué se pretendía, presionar? ¿Presionar a quién y para qué? Porque yo no he visto ningún resultado. El "gobierno" no ha modificado un ápice su estupidez ni su ignorancia y lo que es peor: siguen sentados en sus poltronas. ¿Entonces? ¿Cuál era la intención de tanto paripé?
Son, evidentemente, preguntas retóricas. Todos sabemos (incluso Menditoxo) el porqué de aquella cabalgata del orgullo guay.
Trataron de malear la verdad, de aplacar el auténtico clamor de la sociedad derivando responsabilidades, desviando la atención, proclamando falacias y se les vio el plumero: no coló en una ciudadanía harta de que la tomen por necia, irresponsable e inmadura. Todo sigue igual -para muchos, peor-.
Entonces, y ahora ya no es retórica, se hizo un día de fiesta ¿para qué? Porque pasado el asueto no se ha vuelto a saber nada de nada; las cosas han vuelto a su cauce con un gobierno inmutable ante la desgracia y el naufragio, con unos sindicalistas en perpetuo barbecho y anclados en una realidad inexistente por caducada.
Bien, y después de aquella pantomima, ¿qué? ¿Qué han hecho o dicho? Las medidas, ¿dónde están? ¿Y los resultados?

El dúo palmero "Menditoxo" en una de sus últimas actuaciones ante un escaso auditorio

Bueno, resultados sí habrá habido: para los amigos que hacen las estultas grímpolas y los rancios lábaros, para los amigos que hicieron las pancartas, para los que procuraron los silbatos, para los que imprimieron las octavillas... Y para algún que otro cerrajero y su vecino el de la cristalería.

viernes, 15 de octubre de 2010

¡TRABAJAD MÁS, MÁS, MÁS..!

Yo no sé de dónde saca Díaz Ferrán el aplomo (sea jeta en romance llano) para exigir que se trabaje más  y se gane menos -aún- porque, según él y su piara de afines, se trabaja poco y se gana mucho. A él no le costará demasiado esfuerzo (trabajo) sentarse doce o catorce horas diarias tras su mesa a arruinar empresas y quedarse tan pancho.
Desde hace (al menos) un par de años, y gracias a la pésima gestión de este hatajo de "fistros" socialistas -por decir algo- y la anuencia tácita de los peperos, una parte del inmenso debate en el que estamos sumidos se ha centrado en la edad de jubilación y en la productividad, en el rendimiento de los trabajadores españoles que nunca es suficiente. No voy a redundar (léase la entrada antigua correspondiente) en las dudosas cualidades interpretativas de quienes manejan, interesados, las estadísticas. Me voy a limitar a apuntar un par de cosas (o tres) sobre la jubilación y sobre el trabajo-trabajadores.
Es falso, cuando se pretende aumentar el techo jubilar, que establecida la comparación con el resto de países europeos, España goce del privilegio de ser el lugar dónde antes se cesa en el trabajo. La edad en toda la "unión" es uniforme con algunas tendencias a la baja: la edad más común son los sesenta y cinco años, salvo Francia, Suecia y algunos más donde es inferior.
Con esto han tratado de trasladar la responsabilidad del derroche y el naufragio a los trabajadores. ¿No se trabajaba lo mismo en época de Aznar y los resultados fueron bonanza económica, crédito internacional y desarrollo? Luego, el razonamiento de gobierno y aledaños, en sí mismo, ya es una excusa tramposa. Más si tenemos en cuenta que este gobierno, estadísticamente, lo tenía todo a favor. Recordemos que España es el único país de Europa donde la peculiaridad de la crisis -ahondada por este gobierno giróvago- consiste en culpar a los demás y financiar a aquellos a quienes se acusa de causarla.
Sobre la productividad comparada también hay mucho qué decir. Sobre todo cuando en el análisis hay factores y variables que se ocultan ladinamente con el fin exclusivo de engañar y que todo trabajador (y el empresario, por supuesto) conoce: aquí una persona hace lo que en otros países, en el mismo, idéntico sistema, cadena, etc.., hacen tres. Y eso es demostrable. Si alongamos la cuestión a "eficiencias", gestiones y horarios laborales, rentas por trabajo, etc.., entonces nos encontraremos con datos estremecedores y en los que salimos, con diferencia, perdiendo. En España el trabajador trabaja y el empresario -perdón por la generalización- se enriquece y echa al trabajador a la puta calle en connivencia vergonzosa y abominable con los sindicatos y sus gerifaltes.
Que Díaz Ferrán venga a dar lecciones de no sé qué, no se si es para reír o para pedir, directamente y sin pasar por la casilla de salida, el pasaporte siciliano: total, mafia allí, mafia aquí; pero, por lo menos, te queda claro.
Es difícil esquematizar, sintetizar en pocas frases la gran mentira a la que nos tienen subyugados. Claro que, a buen entendedor...

...

"Cuando te rompas -le dijo-, y te romperás, no habrá nadie a tu lado para recoger las esquirlas. Entonces cada segundo del resto de tu vida contendrá todo el dolor del mundo. Sin paliativos, sin expiación posible, quizás comprendas..."
La mirada de odio, en otro tiempo, hubiera podido horadarle. Ahora resbalaba por aquella nueva superficie impermeable al rencor.
Cogió a sus pasajeros y sin más demora, sin mirar siquiera de reojo a la arrogante figura posada como un impasible centinela bajo el soportal, partió.
En su cabeza, en su corazón, quizás en su estómago, revoloteaba una intuición imprecisa, sin forma definida. Nada inquietante. Era como si del rescoldo de aquel augurio algo cobrara entidad para hacer cumplir un designio inexorable. No pudo identificar las imágenes residuales que cruzaron rasantes su cabeza.
Pocas veces, anteriormente, había sido capaz de inmiscuirse en el hermético entramado de las profecías. Era cierto, sin embargo, que en las contadas ocasiones en que lo hizo, sus palabras se cumplieron con estremecedora exactitud. Peor era cuando sólo lo pensaba. Súbitamente aparecía la imagen de una persona y la frase. Luego, al poco tiempo, veía cómo aquel pensamiento se materializaba.
Miró por el espejo retrovisor. Los dos pasajeros disputaban por qué sería lo primero que harían en cuanto llegaran a su destino. Sonrió e impuso la paz ofreciendo una alternativa suculenta.
Aquella misma tarde recibió la primera llamada. Nadie respondía al otro lado del teléfono. Sólo se oía el rumor apagado, asmático, de alguien intentando hablar a través de las lágrimas. Esperó unos segundos, lo que dura ese instante de desconcierto, de incertidumbre, y colgó. Volvió a sus juegos, a degustar las presencias unánimes.
Sólo cuando el silencio de la noche fue rotundo se atrevió a susurrar: "Se ha roto". Dió media vuelta y se quedó dormido.

jueves, 14 de octubre de 2010

Aunque sean de cemento...

Hace años escribí para una revistilla infame, muerta apenas alumbrada, un triste elogio de la mentira. Alababa -si es que tal verbo cuadra- la mentira por lo que en su gestación y asomo hay (o debe haber) de inteligencia.
No le negaba, ni aun hoy, al "buen mentiroso" el talento y el ingenio que hacen posible una falacia bien urdida y con visos de pasar impune a la posteridad. Frente a la trola zafia, mal improvisada y detectada de inmediato, está por oposición esa falacia que falsificando una realidad determinante nos hace dudar.
Encomié, sí, pues, un tipo muy concreto de patraña que por su elaboración tendía a perdurar, a asentarse con vocación de verdad irrebatible y contundente. Lo que no hice, quizás porque la ley de las compensaciones, la justicia poética o la equilibrada casualidad no lo permiten en ese humano "antes o después", es avisar de que una cosa es la inclinación superviviente de la mentira y otra muy distinta que lo consiga por perfecta que aquella sea.
No creo que la mentira en sí misma sea mala. Estoy convencido de que depende del grado en que afecte, del daño que haga. Y aun así puede que también esté ligeramente supeditada a la intención perjudicial que se le aplique.
Sin embargo, celebrar la mentira como recurso intelectual, como ejercicio mental, no significa defender su uso; al menos no su uso dañino. Igual que estoy convencido de todo lo anterior, también lo estoy -y no me parece contradictorio- de que las mentiras emiten su sentencia en el mismo instante en que son proyectadas.
El tiempo es un ejecutor terrible y severo y lo que permite en otros aspectos, no lo permite con la mentira. La mentira, aunque sea de cemento, siempre flota. Siempre flota y, casi siempre, arrastra al mentiroso a un abismo del que no podrá salir. Ese momento llega; se podrá sortear con mayor o menor tino y fortuna el remolino que acecha, pero siempre termina engullendo al falsario y condenándole a una pena muy superior a la que puede soportar. En este sentido, puede que la vida no sea tan injusta como creemos.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Los leones heridos

¿Qué convierte a un ser humano en fiera?
La violencia no es justificable; pero, en ocasiones, sí es comprensible.
Sé que muchos se escandalizarán ante esta afirmación. Sin embargo, creo que pocas veces he emitido un juicio o una opinión tan cierta y atinada porque el hecho de que sea comprensible no justifica la violencia en ninguno de sus aspectos, como el hecho de ser injustificable no implica que cerremos los ojos y no veamos más allá de lo que los medios de comunicación, o el afecto o la proximidad nos ponen delante.
Instintivamente achacamos la culpabilidad al agresor definitivo, al más contundente. Lo hacemos por conmiseración a la víctima, por empatía con quien nos parece más débil y perjudicado. Y vio Dios que eso era bueno. No obstante, en muchos de los casos, si profundizáramos en todos los acontecimientos y circunstancias que han confluido en el estado anímico de una persona que toma, quizás desesperadamente, la decisión más terrible de su vida, veríamos que en la violencia ejecutada no sólo hay un alto grado de liberación y alivio por los que merece la pena sucumbir, sino un componente de justicia que analizado generaría muchas dudas sobre si el violento no actuó en defensa propia.
Sistemáticamente se demoniza a asesinos, agresores y demás ralea sin preguntarse qué les llevó a cometer el hecho luctuoso.
Repito que la violencia no es justificable. Me limito, o lo intento, a constatar que no siempre los violentos actúan movidos por el salvajsimo, sino por el dolor; que no siempre les alienta la venganza, sino la necesidad de justicia y de apaciguar, de consolar, de sosegar un alma torturada por la persona dañada en última instancia.
La facilidad de aparecer como víctima y aceptarlo sin más requerimientos nos ha llevado a allanar las sospechas y a acusar, directamente, al victimario sin más.
Pues, hemos de ser conscientes -sé lo que acarrea ser abogado del diablo- de que en muchos de los casos de violencia doméstica la culpable del desenlace es la persona segada; que en muchos de los casos de violencia callejera los culpables son el hastío social, la hipocresía e indolencia política o el maniqueísmo cultural; que en muchos casos de cualquier violencia hay que buscar el detonante, resumiendo, y no conformarse con disparar el índice y lavarse las manos acusando al actor.
La impotencia, el hartazgo, el sufrimiento y la desesperación son poderosos motores que pueden espolear a cualquiera, A CUALQUIERA (hace poco fue un profesor de filosofía, un poco más allá un médico...), a buscar una salida, a resolver de manera expeditiva y expedita el asunto que no le deja vivir, a quitarse de en medio a la persona o personas que le están haciendo la vida imposible y le están volcando poco a poco en la locura.
A veces, el violento, lo que hace es defenderse del tirano, de quien le está sometiendo a una situación infame. Pero, eso, claro, no queremos ni plantearlo. Lo más cómodo es juzgar sin conocimiento de causa.
Quien cometa un delito debe pagar. Eso no significa que sea justo porque es posible que lo que le haya determinado a matar, por ejemplo, sea, precisamente, el soportar constantemente una injusticia legal. Y no digo en todos los casos; lo que digo es que cada persona es un mundo y cada mundo tiene muchos matices y circunstancias influyentes.
Creo que fue Guillén de Castro quien planteó la pregunta "¿Es lícito matar al tirano?" Instantáneamente diremos que no porque matar nos equipararía con él, equivaldría a usar su tiranía. Pero, esa respuesta, todos lo sabemos, no es más "buenismo políticamente correcto". Todos sabemos que la respuesta es "quizás no sea lícito; pero sí es justo" e intuimos la razón: ¿es más lícito soportar la tiranía?
Todo ser humano tiene derecho a defenderse, incluso de esa violencia que no se ve, de esa violencia sutil y difícil de demostrar que alguien, quizás un iluminado o un afectado, llamó "violencia psicológica".
Termino con una cita de Cervantes y un verso de Campoamor:

-No es oro todo lo que reluce.

-En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira,
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Porque sí... y tan pancho

En esta vida algunos estamos porque tiene que haber de todo. Los dioses crueles nos colocaron aquí sin un propósito concreto o para desarrollar insignificantes misiones: sufrir estoicamente el daño de los otros, estorbar a la salida del cine, arreglar países desde la barra de un bar, vocear goles a pleno pulmón...
En ese amplio conjunto de bazar también quedan incluidos aquellos que, sin ton ni son, no pueden evitar infligir sufrimiento al prójimo, zancadillearle, joderle porque sí.
Yo, de este último subconjunto, conozco a varias personas, aunque tal calificación sea excesiva.
Una conmovedora y excitante tentación me inclina a decir sus nombres; pero no lo haré. Al menos no de forma directa.
Podría elaborar un juego, un enigma, una charada simple para, desde ahí, solapar sus gracias y dejar que el ingenio de cada uno trate de desvelar el jeroglífico. Probaré con uno de esos elementos. A ver qué sale.

Empezaría diciendo que su aliento inferior oscila entre la halitosis y el triste aroma de la espuma. Lleva en su sangre escamas de Jezabel y la sombra segura de la profecía. Invierte la palabra, reina en la tiranía de un caos cómodo. Zurrapas alumbran su lienzo interior, siniestros palomos esparcidos sobre el suelo soberano. Al mar y al diablo su encomienda hizo y teñida su piel de infame gala, desbordó su pasión en un solo sentido. Busca la lengua lisonjera y el halago del papel extenso en ceros. Escribe en dos polos su vida paralela y arriesga, por sí, la de los otros. Todo es farsa, escaparte y cosmético, postizos impostores, trucos que al caer dejan en cueros un perfil de piel compleja. Habita en la obsesión de evitar una infame y antigua frustración y la última pista es que de no haber sido puta le hubiese gustado ser mujer.

Yo sé que alguno, quizás más avisado o avezado, dará con la clave. Vaya mi enhorabena por delante.

lunes, 4 de octubre de 2010

Y, hablando de Quevedo...

Al ser más repugnante que he conocido en mi vida.
No podrás, por más que al infierno apeles,
estorbar la memoria de mis hilos.
Ni podrá el corte fiero de tus filos
segar mi nombre de sus pechos fieles.

Disparar podrás tus pálpitos crueles
y cebar con regalos tus engaños;
pero, sábete, ruin, que de esos daños
cuanto más es tu encono, menos dueles.

Es a ti a quien reserva el cielo adusto
su rayo inevitable y justiciero
y mortaja será, sea o no tu gusto,

el mal que sembraste en tu triste andanza.
Si no hay Dios si habrá un ángel poderoso
que cobre, diligente, su venganza.

viernes, 1 de octubre de 2010

Entre la blanca y la roja, su majestad escoja...

Francisco Quevedo
Si algo bueno tienen las épocas de censura y de mordaza es que obligan a desarrollar el ingenio. Fintar el rigor de los tarados que detentan el poder, que lo sustentan gracias a la demagogia o que lo ostentan por mor de siniestros poderes silenciosos, se convierte en un arte necesario.
Esquivar a los intocables de invertida fortuna, o a los de áurea coronilla y cianosis sanguínea, o a los perversos impostores de enjundia puñetera, o a los rebaños de pares y lamentos, puede ser una hazaña de mérito notable y con derecho a quedar registrada si no en sus anales, sí en los de la Historia.
Y lo importante es eso; lo emocionante -por excitante y arriesgado- es perder el miedo (no la precaución)  y  con dulces palabras afiladas, si es posible, hacer que depongan incluso el poder.
Que una vicepresidenta, por ejemplo, más que hablar escupe y más que escupir esputa : leña. Que el presidente no es un Pericles admirable y carismático adonis trigueño sino un machaca  broncíneo del jefe del infierno: leña. Que si, mío, colorado tira, no afloja y miente más que parla vacía: leña. Y así, uno por uno, sucesivamente.
Soy consciente de que para eludir sus tentáculos censorios hay que tener talento. Yo no lo tengo. Mi ingenio, bastante primario, carece de las cualidades precisas. Pero, animo a todos aquellos que tengan la capacidad a que lo hagan porque, por lo menos, así puede ser posible que todos desarrollemos un poco más nuestras precarias inteligencias y visitemos menos a la Esteban y más a Quevedo.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >