domingo, 25 de abril de 2010

Muchos son los llamados a esta... merienda


...Y pocos los elegidos. Yo, a diferencia de aquellos acomplejados que se pasan las horas excusando su "ideología" frente a los incisivos de una masa obtusa y privilegiada, no justificaré mi credo político con un "yo, que no soy sospechoso", o con un "quienes me conocen saben" o con un "nosotros, los demócratas".
Eso se lo dejo, hoy al menos, a los demagogos y a quienes con esas falsas afirmaciones -y antes de acusar al prójimo de "fascista"- tratan de ocultar el verdadero cariz de su esencia. Comprendo que aquellos que adujados en la ignorancia atroz y compuestos de inamovibles orejeras defiendan a ultranza lo evidente indefendible y osen, incluso, argumentar su postura con sofismas pardos y fácilmente desmontables; que traguen hiel y perjuren que es miel.
Comprendo que su silencio cómplice sea fruto de la información sesgada y carente de autocrítica.
Pero, no paso que quienes les manipulan descaradamente hagan, además, alarde público, ostentación ruin, de su desvergüenza. La autoridad moral la da una condición elemental: el buen ejemplo.


El buen ejemplo no es, desde luego, la riqueza adquirida en poco tiempo por algunos políticos que se definen como socialistas. No es buen ejemplo porque es una clara contradicción y un insulto a la inteligencia sin contar, claro es, el desprecio que supone para todos aquellos trabajadores que día tras día -los que aún pueden- se desloman en los tajos tratando de sacar sus familias adelante.
Quizás no se perciba, entre otras causas, porque vivimos en un país de contradicciones enquistadas y consentidas. Un país donde un republicano "de toda la vida" acude a una visita real y se deshace en vítores dedicados al nefasto monarca y su nutrida y bien asegurada camada.
Ahora son muchos los que se ajustan el traje del oportunismo o se desviven en demostrar un pasado del que se avergüenzan y reniegan; ahora son muchos los que abarrotan el carro y subidos a sus adrales falsifican una historia, la suya propia, buscando el autoindulto, el perdón de sus pecados heredados vindicando lo que nunca fue. Esa memoria escisoria resulta ser fatal y falaz.
Estos socialistas que viven a cuerpo de rey, o mejor, sacuden la necesidad de reponer la dignidad de los caídos republicanos. No les basta un monolito recordatorio o un cipo laureado y dejar que reposen en la paz de la tierra los cuerpos que ya no son. Quieren más y, bueno, cada uno es libre. Pero, no olvidemos que una indagación exhaustiva revelaría sorpresas estremecedoras. De todos los masacrados impunemente por el tirano, no todos fueron honestos combatientes o gente del común que, sin más, se vio de bruces en la ignominia de la fosa. Entre aquellos hombres, se reclama la memoria gloriosa de asesinos implacables y sanguinarios a los que ahora se les quiere hacer pasar por héroes y excelsos antepasados.
Caven y saquen. Por mi que no quede. No obstante, en el derecho de cada uno de enterrar como quiera y donde quiera a los suyos no va adherido el marbete épico que le quieren poner.
Busquen, saquen y vuelvan a enterrar; sin más. Porque, a lo mejor, al remover alguna fosa alguno se encuentra con lo que hubiera estado mejor sepultado in aeternum.
Y, por supuesto, piense el que sepa, pueda y quiera, que mientras se fomenta esta disputa y se centra la atención en ella, otros -los que la promueven- desvían la atención de sus actividades y siguen engordando sus cuentas, su patrimonio, en la seguridad de que nadie les exigirá nunca la natural rendición de cuentas que deben al pueblo soberano.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >