viernes, 30 de abril de 2010

¡Y se ríe!

Un trabajador -con suerte, porque tiene empleo- le increpa, y él se ríe. A José Blanco le hace gracia. Es de suponer que no es el único zascandil del Gobierno a quien la amarga y desesperante situación que atravesamos le parece hilarante.
Podría haber hecho un esfuerzo de dignidad y servidumbre y, tras parar a sus guardaespaldas con ese gesto de poderosa clemencia, haber dejado que el hombre se expresase; pero, claro, es un riesgo innecesario no fuera que el buen hombre asperjara algún razonamiento inconveniente. Es mejor reírse. Mejor dejar a la posteridad hermética y olvidadiza esa sonrisa estúpida, histriónica, que permitir a alguien usar su libertad de expresión, esa misma que dicen tiene Garzón, Villarejo, Bardem, Bosé, Toledo, Zarrías y demás flatulenta ralea.
Se ríe. Se ríe como lo hace Rodríguez Zapatero cada vez que -mes tras mes desde hace dos años- anuncia el final de la crisis, la gloriosa y anhelada recuperación o el descenso (en picado, creo yo) del desempleo.
Espero que quienes aún están ciegos abran los dos ojos -de los tres- que les queda por abrir: los de la cara.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >