domingo, 9 de mayo de 2010

El velo que va delante es el que alumbra


En España todo se legisla -otra cosa es que luego ese exceso de legislación sirva para algo que no sea malinterpretar la ley, manipularla o colapsar los juzgados con estupideces- y ahora, tras una polémica inútil y cargada de intenciones ocultas, se pretende legislar sobre el uso del velo musulmán.
El uso del velo no encierra peligro en sí mismo. Lo que entraña es un reto, un desafío descarado y el interés por hacer prevalecer un criterio sobre la costumbre o la propia norma.
El velo no se está usando como objeto testimonial de una fe, sino como arma. Imponer el velo no es imponer un derecho a una sociedad que garantiza y respeta los derechos, sino imponer una voluntad incisiva basada -fomentada- en el imperativo expansivo de una religión que desdeña las normas y el poder civiles sobre la religión.
El velo, como manifestación orgullosa y visible, como símbolo enardecido de pertenencia a una doctrina, no tiene más trascendencia que la cruz lucida en el pecho, el tatuaje en el antebrazo o el lunar en la frente. Pero, como aliento teocrático es, sin duda, un ultraje.
Un ultraje por contradictorio: no se puede exigir el derecho a llevar libremente el velo cuando lo que con ese velo se proclama es la supresión del derecho que permite llevar el velo.
El debate, pues, en mi modesta opinión, no es "velo sí o velo no." La cuestión, creo yo, estriba en "religión, ¿hasta dónde?" y, desde luego, nunca por encima de la norma política, de la norma civil.
Del burka y otros peligrosos embozos... hablaremos otro día. ¡Si Esquilache levantara la cabeza!

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >