domingo, 7 de noviembre de 2010

Gramática parda

Uno, en su modestia, ha consumido un importante número de horas a lo largo de su precaria vida intentando hablar y escribir correctamente. Me convencieron de ello el lema de la Real Academia Española (no de la Lengua), las recomendaciones de algunos profesores y la intuida necesidad de mantener una lengua más o menos estable, condición necesaria para una buena comunicación, inteligible, en donde cada palabra, cada signo, cada expresión, tuvieran el mismo significado para emisor y receptor de forma que ambos eliminaran de sus interpretaciones cualquiera inducción a error o malentendido lingüístico.
Lejos de esto, siguiendo una antigua costumbre, los miembros de la R.A.E. han ido aceptando nuevas entradas, de dudosa catadura, bajo la excusa de su uso extendido entre la población despreocupada de la Lengua y preocupada, mucho más, por el "fútbol" o por los "pogramas" de una televisión de corte zafio.
Me enseñaron (mal hecho) que una palabra había de ser aceptada cuando hubiese en nuestro idioma necesidad de ella. Me enseñaron que una acepción se incorporaba cuando además de su uso habitual, un razonamiento claro lo permitía. "Cocreta" no está incluida en el diccionario -por mucho que se diga en la lengua coloquial del ignaro vulgo-; pero, la cosa cambia cuando un palabro descansa en la mal compuesta caja de los periodistas, por ejemplo. Recuerdo, a bote pronto, "deleznable", "explosionar" o las nuevas formas del verbo "agredir". Hay más, tantas, que casi da vergüenza escribirlas.
La función centinela de la Real Academia Española es inexistente a tenor de lo que estamos presenciando; su sentido, por ende, absurdo: ¿De qué sirve una gramática si no sólo (y tildo la palabra -no la acentúo porque todas las palabras tienen acento) no vela por el mantenimiento de una estructura sino que, para colmo, inserta nuevas costumbres idiomáticas por el solo hecho de que una mayoría ignorante y apática en cuestiones de verbo hace uso infame de los elementos de la lengua?
Las próximas genialidades, ¿cuáles serán? ("¿cuál serán?"- que dirían los periodistas) ¿Cónyugue? ¿Probe? Vale que los genéricos sean vapuleados por las hembristas redomadas y cedan a su ímpetu histérico; vale que por no complicar mucho la existencia a los hablantes admitamos (ni planteado fue) "filósofa" o "filóloga" cuando deberían ser, en buena ley, filásofo y  filálogo, caso dado; sin embargo, de ahí a que se supriman o modifiquen las cosas sin una explicación lógica y admisible, sin coherencia y sin un objetivo claro, hay un abismo. Han perdido el rumbo y la autoridad moral y si a partir de ahora me apetece escribir "méndigo", "ozeano" o "llate", llamar a la vírgula de la eñe "latiguillo" o decir que una falda es una "jupa", a ver -perdón, "haber"- que académico de la Real tiene cojones para corregirme... Y que no me vengan jodiendo con el argumento de que si cada uno habla como le sale del haba, terminaremos por no entendernos.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >