jueves, 11 de noviembre de 2010

Espaldas mojadas

Lo cortés -afirmó Gracián, y lo creo y lo aplico- no quita lo valiente. Claro que en este país (aunque no es el único) de ignorantes "a nivel de Estado" pedir a ciertos sectores de la población un poco de cultura, de rigor y de sentido común es algo que sobrepasa con creces, muy de largo, cualquiera optimista expectativa.
Somos muy dados a la estupidez, a poner en solfa y picota lo cabal, al flagelo hipócrita y acomplejado que nos lleva, siempre, a defender lo indefendible y a cargar con el exabrupto fácil contra el argumento discrepante. No porque hagamos de ese exabrupto razón de peso y convencimiento, sino porque nos adorna con una máscara artera con la que quedamos muy bien socialmente, muy progres, muy humanos.
Sin embargo, solidaridad, generosidad, humanidad, clemencia y otros del mismo jaez no son términos enfrentados con "tener criterio".
Ahora, quizá para contrarrestar lo peliagudo de otros asuntos de mayor magnitud y calado, la polémica se centra en alguna propuesta en la que se aboga por la expulsión de los inmigrantes ilegales. No se deben de haber terminado de decir todas las palabras de la frase cuando han salido a la palestra las primeras protestas. La extinción de ese solapado asilo a algunos les huele a destierro y holocausto, a perversión.
Yo comprendo que las idioteces del P.P., del memo Rajoy y lameruzos secuaces (¡ojalá les crezcan a todos sendas almorranas inextirpables que les impidan sentarse en un escaño el resto de sus vidas!), no sean de nuestro agrado. Pero la inmigración ilegal es un asunto que trasciende a la mera cuestión del oportunismo político.
Que vienen -los inmigrantes- a buscar una oportunidad, la oportunidad de acceder a una vida mejor, más segura, más confortable, más avanzada, no lo dudo. Que a los arriesgados (hay que encomiar su valor) o desesperados que se aventuran en una patera no se les puede dejar morir en un tenebroso lecho de olas es algo elemental. Sin embargo, ayuda humanitaria es eso, no dejarles morir. Ayuda humanitaria no es salvarlos y luego, como somos así de buenos, soltarlos la maniota legal y dejarlos campar por sus fueros.
Con frecuencia, y aunque sea lamentable, olvidamos que son ILEGALES, que entrando en nuestro país con esa condición, entran en calidad de delincuentes y que como tales se les debe aplicar la norma establecida para el caso.
¿Cuántos de los progres de salón que aventan la injusticia humana han intentado entrar ilegalmente en un país? ¿Cuántos se han bajado al moro sin pasaporte o a llamar al Mojamé "sátrapa de mierda"? ¿Cuántos se han paseado sin papeles por  Senegal? Si hasta ellos cumplen con las normas establecidas en los otros países, ¿por qué no quieren que se cumplan las que rigen aquí? O, mejor preguntado, ¿por qué no se van a protestar alli dónde se origina el mal? La miseria de esas personas no se solventa permiténdoles estar aquí y dejándoles deambular por las calles sin más; se resuelve defenestrando a los tiranos que gobiernan en aquellos allíes olvidados de la mano de los dioses y desbaratando los negocios mafiosos. Pero, lógico, aquí es fácil protestar, provocar, pedir, gritar, romper, tirar piedras o quemar contenedores. Allí, en "los otros países", para hacer eso hay que tener unos cojones más grandes que los verracos de Guisando.
Dejémonos de pamplinas y llamemos a las cosas por su nombre: los inmigrantes ilegales son ILEGALES; si no fuese así, serían, a ver si terminamos de captarlo, simplemente inmigrantes. Esto significa que no son DEPORTADOS ni EXPULSADOS, son REPATRIADOS y muy cómodamente a cargo, generoso cargo, del dinero común de todos nosotros ¿Alguien no ve la diferencia?
Y eso sin entrar en cuestiones de responsabilidad, efecto llamada, riesgos y otras aledañas; eso, aunque sea el mismo cantar, merece mención aparte.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >