martes, 11 de enero de 2011

El mandato y la mamandurria

Recurrir, como lo ha hecho esta noche ese tipejo que nos "preside", a que tienen un mandato y que ese mandato lo van a cumplir me suena más a "como alcalde vuestro que soy os debo una explicación...", a coña marinera, a volver a llamarnos bobos, que a razonamiento derivado de la responsabilidad.
Ese mandato del que habla éste algárabo se lo ha pasado durante seis o siete años por el forro incumpliendo las promesas hechas a quienes le dieron dicho mandato; lo ha incumplido malgobernando y mintiendo (y arruinando) a quienes le dieron dicho mandato y, sobre todo, lo incumple desoyendo el nuevo mandato clamoroso que ahora mismo, desde los cuatro cardinales, el pueblo soberano le está dando: que convoque ya elecciones y la ciudadanía, la que da pero no puede quitar "mandatos", decida de nuevo su destino.
¡Pero cómo se puede tener tanto cuajo! Sin duda éste está convencido de que somos idiotas.
Saben (él y sus secuaces) que saldrán indemnes de este drama e impunes de esta función, Saben que nadie, ahora, les pedirá cuentas y que luego, después, quienes lleguen tampoco se las pedirán.
Este cenutrio no va a quedarse para cumplir el mandato sino para seguir con su mamandurria, para arramplar con todo lo que pueda, para esquilmar todo lo que pueda, para dañar todo lo que pueda.
Nos llama tontos y no pasa nada; nos miente y no pasa nada; nos roba y no pasa nada. Nos da igual. La rebeldía, la insumisión, la desobediencia civil son recursos de otros tiempos y de otras gentes.
No ha cumplido ningún mandato y quiere cumplir con éste, hay que joderse...

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >