viernes, 1 de abril de 2011

¡Vivan las caenas!

Hoy sube todo otra vez un mucho por ciento. Una subida de precios que hay que sumar a las que venimos soportando y que, como las anteriores, ni nos impresiona ni nos conmueve. Y no nos impresiona ni nos afecta porque si lo hiciera estaríamos mordiendo esquinas de pura rabia. No nos importa; es más, nos descojonamos, nos desternillamos de risa mientras jaleamos nuestra falsa indignación con palmas de resignado estoicismo.
Nos pidieron esfuerzo y paciencia y, como siempre, caímos en la trampa sin preguntarnos "¿qué hay de vuestro esfuerzo y de vuestra solidaridad?" Porque somos así. Mientras los banqueros, encantados, siguen ganando dinero a espuertas y se jactan de ello, la gente rebusca en los cubos de basura un mendrugo; mientras los gobernantes practican impunemente -con la aquiescencia de jueces y fiscales- el nepotismo y el latrocinio descarado, la ciudadanía busca desesperadamente un puesto de trabajo miserable y esclavo; mientras la burguesía acomodada se enriquece, más y más, gracias al río revuelto, las familias pierden sus exiguas haciendas... Y eso pasa aunque no salga en la tele;  nuestra noción de la realidad está desvirtuada por el Gran Hermano o por los pasquines con carlanca de la iglesia mal llamada socialista. Nos quedamos así, inmóviles, mientras quienes nos piden (entre mentiras y patrañas) comprensión y sacrificio se embolsan descaradamente el dinero que nos hace falta para comer.
Que vivo (o malvivo) en un país de hipócritas cobardes ya lo sabía. Que, a partir de ahora cada uno haga su guerra y conmigo que no cuenten para nada, también.
Lo que más lamento es que de este hatajo de sinvergüenzas que nos gobierna (y el resto de políticos que con su silencio cómplice los ampara porque el juego se limita y reduce a ellos mismos y todos), ninguno me venga de frente a tocar los güevos.
Dicen que no hay enemigo pequeño. No lo sé; pero, pienso poner en práctica mi singular declaración de guerra aun sabiendo cuál será el resultado. Desde ahora, lo juro por ese Dios en el que no creo, voy a poner todo mi afán, todo mi empeño, en derribar vuestros poderoso molinos. No contéis conmigo para nada. Ni vosotros, políticos de mierda, ni vosotros paisanos lamentables y sumisos.
Hace tiempo que en este país no debería haber quedado piedra sobre piedra. Hace tiempo que en este país deberíamos haber echado al vertedero a toda esta canalla infame.
Sin embargo (ya os conozco muy bien), no queréis cambiar nada. Cualquier excusa es buena para mantenerlos donde están, para no mover un dedo porque el conformismo y la estupidez son más cómodos. Es más fácil esperar sentados a que sean los otros -siempre ha sido así en este puto país- quienes luchen y consigan cambios de los que luego todos nos beneficiamos. El miedo y la ignorancia os tienen atenazados sin pensar que su poder (el de banqueros, políticos, sindicatos, periodistas...) es un poder fiduciario e irreal. 
Y, luego, cuando os toque sufrir -a todos los que todavía sois capaces de manteneros a flote en la procela- la zozobra y el naufragio, ¿a quién acusaréis? ¿Diréis aquello de "no lo sabíamos"?




En un mundo convulso que reclama cambios, con personas que luchan poniendo en jaque su vida, que la pierden, nosotros nos enrocamos y preferimos no pensar, no actuar. Creemos que negando la evidencia esta deja de existir y de morder. No hay problema, la vida sigue. Si la realidad nos punza, aliviémosla con una buena sesión de la Esteban o de la Quintana. Tal vez, si dejamos de pensar en el dolor, deje de dolernos la herida: esa es nuestra "filosofía". Somos patéticos... Pero, que se puede esperar de un pueblo que grita ¡vivan las caenas!

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >