jueves, 5 de mayo de 2011

La lección

oy he recibido una valiosa lección. No porque haya sido "impartida" por primera vez, sino porque hoy las circunstancias han favorecido que yo pudiera acceder a la comprensión de dicha lección.
Alguien, desde su lejana proximidad, me ha recordado que el olvido y el desdén, que fomentar la distancia, que la despreocupación, son muros enemigos que nosotros mismos nos imponemos, que son murallas inexpugnables que levantamos sin ser conscientes de que luego no seremos capaces de saltarlas. Me lo ha dicho sin rencor, sin reproches, sin saber que sus palabras calaban, quizá, de una forma muy distinta a su intención inicial. Y la mano extendida se ha convertido en un puente si no sólido al menos dispuesto a soportar un nuevo -aunque leve- peso.
Es cierto, sí: "Eres lo que haces y no quién dices que eres".
Yo no sé quién o qué soy. Sí puedo decir, en cambio, que tras reflexionar brevemente la única y dura conclusión es que no he hecho nada o, mejor dicho: lo poco que he sido capaz de hacer lo hecho mal o haciendo daño.




Quizá ya no tenga tiempo ni capacidad para hacer firme propósito de enmienda; quizá ya sea tarde, demasiado tarde, para cambiar la inercia de toda una vida. Lo único que puedo ofrecer en mi descargo es que, al menos y aunque no sea un consuelo, reconozco que me he equivocado de rumbo... Y de navío.

Descansa...

Te comprendo. Por éso no te juzgo. Como tú, yo también tengo demasiados frentes abiertos, demasiadas brechas sin restañar en esta vida extenuada. Sé cuánto dolor incorregible ha atormentado tu alma hasta devastarla. Sé que nadie aguanta eternamente. No sin báculos, sin defensas, sin respaldos donde apoyar la espalda adunca por el peso insolente del sufrimiento.
Te comprendo y por lo mismo entiendo tu postrera decisión definitiva, concluyente. La que te alivia del dolor y te libera de las cargas.
Hoy -por ayer- ya no has podido más y el cielo que temías ha caído sobre ti. Imagino la duda, la indecisión, las lágrimas licuando los ojos reblandecidos y ciegos. Imagino el pulso trémulo pasando el filo infame, rasgando la primera piel, la carne suave acobardada, hiriendo la cánula vital desesperada.
Lo que dejas atrás por lo que no hay por delante. Y el impulso atroz resuelve para siempre la promesa incumplida, cercena el desorden que ya no dañará más.
Te comprendo muy bien. Ahora, libre, al menos gozarás del tiempo inagotable y quizá, allí, hayas alcanzado la paz que aquí nunca hubieras tenido.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >