sábado, 28 de mayo de 2011

La decisión y la estrategia

No descubro nada nuevo afirmando que Rodríguez Zapatero es un megalómano imprevisible; que es voltario y errático. Sin embargo, a pesar de las muchas conjeturas autorizadas y pronósticos sólidos, yo estoy firmemente convencido de que su decisión -que no es suya- de no dimitir es la consecuencia lógica de un razonamiento elemental.
¿Por qué debe R. Zapatero mantenerse hasta el final, hasta agotar su legislatura?
Este presidente esta "quemado" y eso es, precisamente, lo que van a aprovechar desde el P.S.O.E. para evitar una catástrofe que puede ser mayor en tiempo de generales.
La situación que atravesamos no va a cambiar en los meses que quedan para las elecciones. Pero, en todo caso, cambiar ahora la presidencia del gobierno no es "razonable" para el P.S.O.E.
Si el gobierno actual consigue una mejoría (aunque sea leve) permitirá al candidato Pérez presentarse desde una posición algo más cómoda y anotarse algún que otro tanto electoralista.
No obstante los augurios son infaustos.
Si la situación no mejora, o empeora, lo mejor es presentar al candidato como una persona ajena a la debacle y responsabilizar a quien ha ejercido tan mala gobernanza. De este modo se difunde la idea de renovación, de la famosa catarsis.
La dimisión de Rodríguez pondría a su sucesor en una posición inquietante porque el candidato sería, además de heredero, responsable directo (presidente) en un gobierno que -a pesar de su brevedad en el puesto- fue incapaz de desplazar siquiera unos centímetros la crisis que nos apabulla.
Resumiendo: sí Rodríguez dimite ahora, hunde a su sucesor. Si Rodríguez aguanta, se le adjudica a él la responsabilidad y el P.S.O.E. "se lava" para los próximos comicios la cara... Y la calva.
Aunque va a ser inútil. Afortunadamente. De que sea Pérez el elegido -con lo que se le viene encima: un presente y un pasado voraces- hablaremos otro día.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >