viernes, 8 de julio de 2011

La crisálida

uere Pérez (el vulgar Pérez) y nace Rubalcaba. Muere el pluriempleado político, sospechosamente polivalente, y nace el candidato menos gusano y más mariposa, más sofisticado. La transformación en el interior del capullo se ha producido y como un resucitado, como quien vuelve de la muerte, conoce los misterios que rodean a los hombres. Ha accedido a la sabiduría absoluta y sabe las respuestas a los problemas que nos acucian. Pero, no las va a decir: ¡os chincháis!. Él que, junto a otros, se quejaba de que su mediocre oposición no supiera ni contestara a las medidas a tomar para salvar la crisis, para fomentar el empleo, para reactivar la mutilada y maltrecha economía del país y sus íncolas, ahora practica lo que denunciaba. Es ley de vida política. Sigue en el gobierno, hasta mañana al menos; sigue en el gobierno tras el alarde de saber cómo se endereza el entuerto pero negándose a aplicarlo incomprensiblemente. Será para que el P.P. no le copie y luego, caso de que accedan al poder, se lleven ellos la puta gloria.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >