sábado, 16 de julio de 2011

No es el corazón. El corazón sólo late; sólo mantiene calientes las palabras. Es en su alma atroz donde anida el odio. Y de odio se nutre. El odio la mantiene viva porque sólo odiando se siente viva. Necesita el odio para llenar el vacío estremecedor, inconmovible, de su esencia.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >