martes, 7 de febrero de 2012

Complejos y complejidades

La verdad es que no sé cómo empezar. Sé lo que quiero decir; pero, lo cierto es que por muchas ideas que pasen por la cabeza, la boca tiende a expresar con apremio la condensación contundente de todas ellas y que suele resumirse en dos iniciales entre crípticas y cursis cuya coletilla, aunque evidente y manida, siempre conviene expresar para evitar confusiones más allá de lo razonable: "aunque sus madres sean unas santas".
Reconozco que lo más fácil y útil es sintetizar. Elaborar un esquema básico, elemental, sin ni siquiera llegar a desarrollarlo. Pero, ¿qué sé yo?
España es un país de fanáticos. Eso ya lo sabemos los que navegamos en el oleaje de la soltería ideológica pretendiendo independencia e imparcialidad. España, además, es un país de difícil convivencia y en donde junto a seres "normales" -que somos bastantes- y pánfilos, moran también entes deficientes en estado de tontuna creciente nutrida por el sectarismo. España es, pues, un lugar donde proliferan los imbéciles contumaces, los impertinentes redomados, los incoherentes, los subdesarrollados mentales. Y tengo yo para mi que a todos se nos distingue perfectamente.
La especie de bípedo implume (muy cacareador, por cierto) más identificable en nuestro país es la del "pseudoprogresistus meapilus". Se le reconoce perfectamente y de inmediato porque: a) es un ejemplar que siempre va en piaras y sólo amparado en ellas -arropado por otros de la misma especie- tiene el valor suficiente para escupir su ponzoña irritante; b) en solitario -sobre todo cuando se acoda en la barra de un bar- no sólo repliega su agresividad sino que, además, suele mimetizarse (cuando no parasitar) con otras especies de natural bien diferente; y c) cuando se le contradice y su escasez argumental en debates y polémicas toca fondo (lo que ocurre rápida y frecuentemente), siempre, indefectiblemente, lanza su estólida acusación: fascista, retrógrado, etc...
La última en mi palmarés (que en esto de las discrepancias va siendo ya extenso) ha venido rodada. Cuestionar actos suele disparar indignación; pero, cuestionar intenciones y además tildarlas de perversas por lo que en realidad entrañan de engaño, de fraude, dispara cólera. Aunque en mi caso, ayer, ni siquiera llegué a insinuarlo.
La cosa de encontrar los restos mortales de ciertos antepasados, rescatarlos de las fosas comunes y devolverlos a tierra santa está trayendo cola. Sí; sobre todo por la confusión de intenciones que, adrede, algunos se encargan de poner sobre el tapete. Si lo que se pretende es dar sepultura, ¿a qué el argumento de "víctima de la Guerra Civil? Basta con que hayan detectado la fosa, se extraiga lo que allí quede y se pase a otra tierra más "digna". Ahora, si lo que se pretende es la revancha... Entonces, sí: vamos por el buen camino. Y me da a mi que es más lo segundo que lo primero; me da a mi más en la nariz que lo que se pretende no es recuperar a un familiar que estoy seguro en la mayor parte de los casos se la trae floja a sus deudos, sino vindicar la propia progresía, el "qué combativos somos contra el franquismo no sé cuantos años después".
Sé que lo que afirmo es duro. Y quizá en algunos casos injusto; pero, estoy plenamente convencido de que estoy en lo cierto.
Ni corregirlo me apetece...

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >