lunes, 14 de mayo de 2012

Reacción en cadena

Es de ilusos pretender consecuencias inmediatas de los actos de rebeldía social masiva. Todo levantamiento, toda insurrección, tiene sus fases. Primero se fecunda la idea; luego, germina y tras un proceso más o menos largo de maduración, se asienta en la sociedad e inicia su contagio, su despliegue. Muchos son los factores determinantes del éxito o del fracaso; sin embargo, ese fracaso nunca es completo porque todas las ideas quedan enquistadas, en un estado latente del cual, en cualquier momento, pueden despertar.
Básicamente, todo depende del número de implicados, de afectados. La masa, indolente, tiende a ser condescendiente con la estructura establecida. El conformismo está en la sangre y en el espíritu humanos hasta que el problema, el mal, nos lacera y con el escozor de la herida nos lleva al límite de lo soportable.
Estos avances, lentos, casi imperceptibles, pueden parecer efímeros y destinados en su esencia a su propia extinción. Eso es lo que desearían quienes dominan el sistema; nada más lejos de la realidad.
Un año después, el 15M no sólo sigue vivo: está activo. Su espíritu -a pesar de los escollos y las diferencias- sigue incólume y aunando voluntades. Un año después, no han podido con él, con ellos; con los ciudadanos que se niegan a humillar su testuz ante los poderosos. De ahí el miedo de éstos magnates, de sus emporios, de los políticos, de todas las jerarquías asentadas en los privilegios injustos: saben que una mota de polvo empujada por un viento huracanado puede derribar el andamio más sólido. De ahí su interés por anularlo. Pero, no hay impuesto sobre el té, Bastilla, Palacio de Invierno, Crisis del 29, lo que sea, capaz de frenar el ímpetu de una ciudadanía sedienta de justicia. Todo cae. Si no por su propio y excesivo peso, sí por el empuje irrefrenable de la ventolera social. Y esta tiranía "global", también caerá. Hoy, la empujarán dos; mañana, doscientos; pasado mañana dos mil y traspasado mañana será innumerable el grueso de personas que avance asolando con sus pies descalzos las torres de la opulencia egoísta.
Si una mariposa batiendo sus alas en Japón hace que nieve en Nueva York, ¿cuál no será el poder de cientos de ellas aleteando a la vez? Y sucederá. Ya lo creo que sucederá...

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >