sábado, 27 de octubre de 2012

El género de la violencia

Dicen que no hay peor ciego que el que se niega a ver.
Basta con cruzar y analizar algunos datos para darse cuenta de que hay algo que no cuadra. La conclusión es inevitable por elemental: un elevado porcentaje de la violencia ejercida en el ámbito doméstico (probablemente en ambos sentidos) es fruto de la arbitrariedad y la prevaricación impune de nuestros jueces. Ellos, y no otros, son los auténticos responsables. Con sus sentencias sesgadas y demasiado subjetivas fomentan el cansancio, la desesperanza en los implicados y la desconfianza de estos en la justicia y eso, sin duda, lleva a colmar la paciencia de muchos ciudadanos que no viendo otra salida para resolver el conflicto optan por zanjar definitivamente la cuestión.
No sólo es la ley, una ley ofensiva en tanto que es desequilibrada y deja en una indefensión absoluta a una de las partes afectadas. Son también los criterios de hiperprotección que permiten delinquir a una de aquellas partes sin que después se resuelva contra ellas (es el caso de la infinidad de denuncias falsas, por ejemplo). La ceguera deriva de la ignorancia y de la comodidad; deriva de una hipocresía lamentable en la que con frecuencia los hijos -sin ir más lejos- es lo que menos importa a los sentenciadores.
Los grupos de presión feministas son poderosos. Gritan mucho y sacuden hasta la extenuación los extremos convenientes a sus propósitos mercenarios; pero, olvidan adrede hablar de aquellos aspectos desfavorables a sus objetivos, entre ellos el Síndrome de Alienación Parental.
Cada desemparejamiento es un mundo y por eso mismo no vale juzgar con criterios generalistas. En toda ruptura hay dos partes, y permitir la prevalencia de una versión sobre la otra, ya es en sí mismo una injusticia abominable. Hay dos opiniones, dos visiones, y dar por válida una por el hecho de "proceder de" constituye un atropello de las garantías procesales y de los derechos cívicos.
No hace mucho, poco más allá de una semana, asistí a una conversación estremecedora. Sentadas cómodamente al velador de un café dos mujeres charlaban animadamente conscientes del volumen de voz con que debían enfatizar sus palabras para que fueran del suficiente dominio público aunque no nos interesara lo más mínimo al resto de parroquianos. Entre orgullosa y desanimada, una amiga le comentaba a la otra (sin apearse de una cierta sonrisa sardónica) lo difícil y duro que era pero lo satisfecha que estaba de estar criando a su hijo sola, sin ayuda de nadie; lo satisfecha que estaba (insuficientemente pagada de si misma) de estar sacándole adelante a pesar de cómo estaban las cosas. Se alabó sus esfuerzos y su abnegación. Por desgracia yo conozco a esa mujer, a la amiga y a los antiguos maridos de ambas. De ésta que hablo, en concreto, puedo decir que su esfuerzo es loable, muy noble su diligencia y dedicación, muy digno su sacrificio. Tanto que no me atrevo a dar algunos datos verificables y ciertos. No me atrevo a decir que el chalet donde vive fue pagado íntegramente por su "ex" (porque ella no trabajó nunca y carecía de ingresos) y cedido por éste sin oponer la menor resistencia. Tampoco me atrevo a decir que la dama en cuestión es auxiliada en las hazanas domésticas por una buena señora americana que paga religiosamente quien fue su esposo de aquella (puedo dar el nombre de la fámula y ella, además, no me dejará mentir). Todo ello aderezado con el detalle obviado intencionadamente de que ese esfuerzo que dice, todo ese sacrifico en la crianza del vástago, está avalado por una pensión que por la buena posición y disposición de quien fue marido sobrepasa, con creces, la nada desdeñable cantidad de los mil euros. Aun así, por supuesto, es mucho mejor (¿dónde va a parar?), que el niño quede en manos de la madre y el papá de marras sostenga a su exmujer y al señor de marrón que apareció en el pasillo...

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >