miércoles, 2 de septiembre de 2009

Yo crisis, tú crisis, él de puta madre.


Pues miren ustés, señores Rajuá y Erre Zetapeta: ni ninguna ideología es una verdad absoluta y suprema; ni ninguna doctrina económica contiene conceptos invariables; ni la crisis que padecemos es del mundo mundial.
Primero, empezaré por lo último, porque ni la crisis es como nos la han vendido ni afecta a todos: pocos se han lanzado al vacío arruinados desde sus lujosos despachos en el piso cinco mil de un colosal edificio.
Los afectados han sido los de siempre. Sí es cierto que grandes empresas han quebrado. Sí; pero tampoco han llegado a ese estado tal y como lo cuentan. ¿O miramos el patrimonio de sus directivos a ver cuantos se han quedado con una delante y la otra detrás? Es verdad que muchas fábricas y factorías han cerrado; pero, ¿por qué? Unas, quizás, porque han buscado mayores beneficios en lugares donde la mano de obra es más barata: desmantelamos la de Equis y la montamos en Hache donde cien obreros cobran lo que uno en la primera; otras, quizás, porque buscando más rentabilidad o en su desmedido afán de ampliar su porcentaje de ingresos calcularon mal la inversión, hicieron mucho más producto en su avaricia desmedida y luego no pudieron responder. Es verdad que muchas constructoras se han hundido; pero, ¿por qué ha sido eso posible? ¿Cuántos constructores están pidiendo limosna? ¿Y los beneficios desmedidos que obtuvieron durante los años de bonanza? Y, luego, los bancos: esos "choros" legales. Porque, como con casi todo, es la pescadilla que se muerde la cola: fabrico coches en Equis y vendo coches en Equis porque sus ciudadanos tienen poder adquisitivo. Cierro la fábrica de Equis y me la llevo a Hache. Ahí no puedo vender los coches que fabrico porque sus ciudadanos, a los que pago una miseria, no tienen capacidad económica para adquirirlos. Quiero seguir vendiéndolos en Equis; pero, como he mandado al paro a sus ciudadanos, éstos han perdido nivel de renta; conclusión: allí tampoco vendo la tupa de coches que he fabricado.
Pero, a lo que estoy. Yo sólo veo una crisis parcial; una crisis de algunos. Aguda, compleja; pero, de algunos. De unos cuantos que van a comprar al supermercado, buscan las ofertas y compran sin pensar que en esa oferta, los amos del supermercado no pierden un chavo porque si reducen el beneficio, ya lo compensarán con despidos masivos de empleados.
Dar por sentado que una estructura económica es -no ya infalible, que va a ser que no- inamovible y verdadera porque lo dice uno que dicen que sabe mucho es una solemne majadería. El problema radica en que alguien piensa en un sistema y otro con mucho dinero y poder lo implanta, lo impone. Y si no, pensemos un momento en la absurda evolución de todo el tinglado: del trueque elemental de cosa por cosa a un complejo sistema incomprensible y fiduciario de dinero por cosa por dinero.
No obstante el Capitalismo o el Socialismo son buenos o malos porque lo dice quién. Y, ¿qué pasa?, ¿que lo que dice ese quién va a misa?
Lo que hay que cambiar son los conceptos. He oído a muchos empresarios afirmar (a uno ya le respondí convenientemente y todo aderezado con unas gotitas de mi proverbial cólera) que ellos son el motor de la economía y que ellos son los que dan trabajo. Sí; pero olvidan un pequeño detalle: quien les permite enriquecerse y prosperar es el trabajo. Sin el trabajo no hay producto o venta o lo que sea. Y el trabajo lo hace un trabajador; luego es el trabajador quien le permite progresar; sin el trabajador el empresario sólo tiene dos opciones: o sacar su "producción" él mismo o comerse un huevo y el otro ir chupándolo. En esa simbiosis es de justicia que ambas partes obtengan beneficio en la proporción de sus esfuerzos y aportaciones: hasta la fecha, el beneficiado siempre es el empresario que, por lo común, explota miserablemente al empleado -demostrable-. Uno me comentó: "Sí; pero, el empresario arriesga su inversión". Sí, es verdad... ¡y el trabajador! Porque éste es el más interesado en tener trabajo y por eso, cuando algún empresario le pide un esfuerzo para sacar a flote una empresa, hace lo imposible hasta la extenuación: redoblando su rendimiento mientras hecha el bofe; quedándose muchas más horas... Lo que sea. El trabajador también hace una inversión. Es preciso renovar conceptos y terminar con muchas gilipolleces instauradas en la economía y ser capaces, desde luego, de poner pie en pared y cuando alguien nos diga que eso es así, responderle que porque él lo diga.
Y las ideologías. Ninguna en la actualidad es válida. Las mantienen vivas los intereses creados, la tradición y la ignorancia. Todas tienen cosas buenas y cosas malas que son compatibles. Incluso algunas se dedican a denostar a otras siendo la misma o van más allá y les atribuyen doctrinas que no se corresponden con la original en un alarde defensivo rebosante de estolidez sumaria. Además, éso, es muy español, muy de la tierra. Dos de los ejemplos más palmarios que conozco es el endosamiento, del que se derivaron las lógicas ramificaciones y separaciones en su seno, de carácter "derechista" de F.E. de las J.O.N.S. y la confusión que circunda al Anarquismo y sus muchos espectos y matices. Nada más lejos de la realidad en el primero. Yo no soy falangista; pero, sé que es un partido más inclinado al socialismo que al capitalismo y que hasta dónde yo leí, fue el inventor del centro político: "centro imaginario", creo que lo llamó Primo de Rivera. Y, en el segundo, ni me molestaré en proponer aclaración alguna. Los de derechas se quedan en lo de "la propiedad privada" y los socialistas no saben cuál de todos los modelos promulgados es el que siguen. O sea, bien. Con razón decimos en este país eso tan recurrido y recurrente de "de política yo no entiendo". ¡Y qué verdad es!
Hoy he visto en televisión un pequeño reportaje sobre una buena señora que en Plasencia se ha inventado un "supermercado social" para ayudar a quienes no tienen ni para pan. En este supermercado, que gestiona la buena mujeruca, una familia de cinco miembros sin recursos hace la compra mensual por menos de cien euros. Luego es posible combinar y algo falla en el sistema. El resto de preguntas que sugiere esa iniciativa, hágaselas cada uno.
Yo, por mi parte, sólo añadiré "grosso modo" que en esta crisis hay mucha gente haciendo su agosto.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >