jueves, 5 de noviembre de 2009

La estolidez sostenible

Una de las preocupaciones e inquietudes descalabradas que más y mejor se percibe en nuestros políticos es la de procurar que sus recursos de idiotez no se extingan por una mala gestión. Eso les lleva no sólo a velar por que el número de idiotas en cada uno de los dos partidos mayoritarios se mantenga en su plácido presente, sino a implementar medidas dirigidas a seleccionar meticulosamente lo que se puede extraer y lo que debe mantenerse. Lo extraíble para ser desechado es toda aquella masa cuya materia gris funciona correctamente. Esta masa es una mala yerba discrepante que produce unas esporas, contaminadas de rebeldía, de insumisión al jefe tonto, muy contagiosas y, por ende, peligrosas para el sostenimiento y la continuidad de los liderazgos.
En la otra vertiente está la masa sumisa. La sumisión incondicional de estas masas parasitarias permiten que la jefatura perdure por lo que hay que mimarlas, dejarlas crecer y replantar con ellas o sus vástagos los espacios dejados por los hierbajos díscolos.
En los estratos inferiores existe un humus que nutre a aquellas masas. Este sustrato alimenta con mayor empeño a la segunda masa afectada cuando es humus ignorante. El humus ignorante es idiota por naturaleza, por derecho y por definición y en territorios como nuestro país prolifera con una abundancia estremecedora.
Estremecedora, sí. Da miedo ver cómo apabulla la ignorancia de la mayoría de los ciudadanos de esta nación y cómo se empeñan en mantener en la privilegiada peana a la grey de tontos que nos están arruinando -si es que aún no lo han hecho- y que se ríen de nosotros con descaro, con el aplomo impertinente de quienes se saben a salvo en sus escaños porque los ignorantes y los prosélitos fanáticos seguirán votándoles.
Rajoy sólo sirve "pa'mandao", lo que le elimina como posible elemento de gobierno razonable y de Rodríguez y su megalomanía morbosa ya poco más se puede decir.
Rece, quien sepa, porque después de esta tempestad sólo los buques de gran calado quedarán a flote. Y si no ya lo veremos: al tiempo...

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >