viernes, 26 de marzo de 2010

El buen castellano


-"Por este lado se va a Panamá, a ser pobres; por este otro al Perú, a ser ricos: escoja el que fuere buen castellano lo que más le estuviere."
Cuando Pizarro trazó sobre la suave arena la raya decisoria, sabía que el ánimo de aquellos recios soldados, avezados al esfuerzo y al dolor, al honor y a la miseria injusta, no cedería un ápice.
No mucho más tarde, Quevedo ya se quejaría amargamente de la vida muelle, complaciente y conformista, a que los españoles nos acostumbramos.
En esa indolencia espiritual perdimos el valor y los valores. Ya no somos esos seres indómitos, montaraces, que proclamaron una tierra de "todos iguales" y que se enfrentaban sin punto de espera a las veleidades de su propio rey si era menester.
De aquel linaje levantisto, de austera y sufrida hidalguía, hoy no queda rastro.
Hace tiempo que la manada de lobos se convirtió a la fe del rebaño y, así, con una docilidad rayana en lo obsceno, nos dejamos guiar y apalear por la inclemente zurriaga de cualquier pastor.
Como mucho, un balido suelto, ralo, que se extingue apenas nacido.
Nos dejamos engañar y someter con una facilidad pasmosa y cada protesta se queda en éso, en la deleznable (frágil) manifestación de nuestra presencia dulce y conmovible.
Empachados de complejos acusatorios, somos incapaces de rebatir siquiera la estulticia entrañada en cualquiera argumento más próximo al sofisma que a la verdad desnuda. Nos escondemos de nosotros mismos avergonzados de lo que fuimos y, seguramente, de lo que somos.
Una llamada a la rebelión. ¡Qué escándalo! ¡Qué antidemocrático! ¿Sí? ¿Por qué? ¿Quién dice que rebelarse contra la injusticia, contra la manipulación, contra la sandez y la mentira, contra el latrocinio constante y el abuso es escandaloso y antidemocrático? ¿Lo democrático es, entonces, callar y soportar que nuestra dignidad se machaque? ¿Lo democrático es condescender con quienes nos ultrajan y nos arruinan mientras nos mienten para mantenerse en el poder y siguen engordando su ya muy repicante bolsa?
Sin rebelión no caen los tiranos y hace tiempo que deberíamos haber trazado -en vez de escribir sobre el agua- una honda línea en la arena y haber gritado clamorosamente: ¡hasta aquí!
Y si aquellos que viven conchavados con estos gobernantes despreciables en su adúltera connivencia -sindicatos, afiliados y simpatizantes- no quieren el enfrentamiento (no escribo violencia ni guerra), que depongan la venda que cubre sus ojos, que hagan acto de fe y de honor y, renunciando a sus privilegios bien cubiertos, pasen a este lado de la raya.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >