viernes, 7 de enero de 2011

Hecha la ley, aplicada la trampa

La alegoría de la Justicia se representa, por lo común, portando tres elementos que son tres atributos fundamentales de su condición: la venda, la balanza y la espada.
La espada para partir/impartir y -de alguna manera- velar por el cumplimiento de la resolución que se supone justa.
La balanza para subrayar su equilibrio, su ecuanimidad y/o determinar los pesos de las pruebas.
La venda para oír imparcialmente sin dejarse influir por otras circunstancias.
La alegoría es muy bonita y queda muy bien; la realidad desmiente dichos atributos y confirma, día a día, una verdad inapelable: la "justicia", que no es otra cosa que la aplicación de las leyes tal y como está concebido el sistema judicial español (sin entrar en otros), la imparten hombres y los hombres se equivocan, se corrompen o, simplemente, se desentienden. No todos, claro; pero, hay que generalizar.
La venda se ha convertido en un axioma falso pero útil. La justicia no necesita una venda; al contrario. La justicia debe tener una extraordinaria capacidad de visión para determinar, para seleccionar, para no dejarse engañar por zalamerías. Debe ver para poder buscar, para zambullirse en el empeño de encontrar la verdad y no dejarla pasar invisible delante de unos ojos inútiles por cegados.
¿Cómo es posible que un juez dictamine sin oír a las dos partes en litigio, sin recabar pruebas, sin indagar en las causas que han llevado a los litigantes a ese extremo?
¿Cómo es posible que un juez coopere en la comisión de un delito de esa forma tan descarada?
Los jueces tienen demasiado poder y ninguna responsabilidad y eso no es justo, no es de JUSTICIA.
¿Cómo es posible que un juez permita la comisión de un delito y lo deje impune por sentenciar tras una operación de "hechos consumados" que entienda irreversible y en virtud a esa "irreversabilidad" decida que el delito no es tal?
Ejemplos hay, como en todo, a millares y nuestra indefensión prodigiosa.
El entramado legal es complejo y desolador. Han creado una máquina cuasi perfecta en la que el más débil es, contradictoriamente, quien tiene las de perder. Algunos amigos letrados me reconocen este punto a la vez que admiten que es, para ellos, una fuente de ingresos nada desdeñable: el sistema les permite y los mantiene. Alguno de ellos, incluso, se atreve en privado a ir un poco más allá: "si las cosas fueran como deberían ser, la mitad de los abogados nos moríamos de hambre".
Quizá por eso cuando, de tiempo en tiempo, sale un juez díscolo o un abogado de encomiable tesón justiciero, nos admiramos y pensamos, íntimamente, en el valor de esas personas que no conseguirán cambiar nada. Y si ni ellos consiguen cambiar ese tinglado, nosotros, que tenemos las de perder...

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!

Es muy posible que una buena parte de lo que queremos decir (aportar) ya lo haya dicho (escrito) alguien y mucho mejor de lo que la mayoría de nosotros es capaz de hacerlo. Hay ideas que nos rondan la cabeza pero que no conseguimos dar forma; entonces es bueno -creo yo- acudir a las fuentes de la sabiduría y rescatar esos fragmentos irrepetibles. Son pedazos que nos conmueven, que recordamos toda la vida. Trozos inapelables que se hacen imprescindibles. Yo recuerdo varios y de entre ellos, con demasiada frecuencia, algunos como aquellos estremecedores versos de Don Juan Tenorio: "Llamé al cielo y no me oyó / y pues sus puertas me cierra / de mis pasos en la tierra / responda el cielo, no yo". Llega un momento en que pasan a formar parte imprescindible de nuestro bagaje, de nuestro acervo.
Aquí os dejo otro de los textos más gloriosos de la literatura universal:

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.

Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de nacer),
qué más os pude ofender
para castigarme más.
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
qué yo no gocé jamás?

Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que deja en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?

Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
(gracias al docto pincel),
cuando, atrevida y crüel
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto;
¿y yo, con mejor instinto,
tengo menos libertad?

Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas, bajel de escamas,
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío;
¿y yo, con más albedrío,
tengo menos libertad?

Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto a su huida;
¿y teniendo yo más vida
tengo menos libertad?

En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón,
negar a los hombres sabe
privilegio tan süave,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?

La vida es sueño.
P. Calderón.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >