viernes, 27 de abril de 2012

Las ganas

Hoy he vuelto a oir el afilado reproche: ¿Cómo puede estar cansado si no hace nada?
Hasta hoy, día en el que estoy particularmente susceptible, no me había percatado del punto hasta el que puede llegar la estupidez humana.
Por un momento me he auscultado. Llevo dentro una tensión y una incertidumbre casi paralizantes, tan punzantes para el alma que dejan el cuerpo absolutamente devastado. Con este bagaje me he puesto en el lugar de los otros, de esos que apenas pueden hacer acopio de fuerzas suficientes para levantarse cada mañana; de esos que día tras día sufren la tortura de la desolación, de la angustia, de la amargura, y llego a la conclusión de que el dolor del alma no sólo lacera: mata. Mata a través de una lenta agonía.
Siempre he defendido que cada ser humano es un mundo, distinto y diferente. Hoy, además, empiezo a defender que las pautas generales, los remedios comunes, no sirven, que la sociedad es injusta y que me parece una absoluta falta de respeto juzgar un comportamiento determinado por criterios que no profundizan en la esencia del problema.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >