sábado, 21 de julio de 2012

Los faraones

Sí. Porque nuestros políticos se han comportado como auténticos faraones. No sólo esclavizando a los ciudadanos a través de una sutil tiranía legal y un entramado incomprensible, corrupto y con frecuencia contradictorio de las administraciones; también lo han hecho a través de sus obras colosales soportadas a expensas del sudor recaudado de los trabajadores.
Amparados en una estructura oscura, en la que no conocemos siquiera el número exacto de políticos y puestos designados por éstos, se han consolidado de forma que no puedan ser removidos de sus poltronas. Los políticos españoles han hecho y deshecho a voluntad sin imperativo alguno que les obligara a rendir cuentas gracias a la pasividad e indolencia de un pueblo ignorante o fanático y de un poder judicial connivente, cómplice.
 
 
Malversando los caudales públicos han erigido monumentales mamotretos inservibles, sin uso. Memorias de hormigón y diseños caros y disparatados, recuerdos de la incapacidad gestora y de lo que es peor: de la dilapidación espeluznante y megalómana de unos seres completamente ausentes de la realidad a pie de calle y por la que somos nosotros quienes hemos de responder, no ellos.
Nuestros políticos creen estar por encima del bien y del mal. Bajo sus pieles mugrientas de hipocresía y codicia fluye el caudal pérfido de unos tipejos miserables cuya única voluntad es la de medrar a costa de lo que sea.
Frente a su resistencia a abandonar un poder que no les pertenece, está la legítima defensa de la ciudadanía. Tenemos, todos los que nos sentimos libres, la obligación moral de luchar contra estos estafadores. Tenemos el derecho levantisco de los oprimidos. Tenemos el deber de izarnos por encima de ellos y de sus esfuerzos represores y coercitivos y asaltar sus plácidas fortalezas. Debemos hacerlos bajar, ponerlos sobre la miseria que ellos han creado junto a sus amos bancarios y que sientan el dolor y la impotencia, la angustia y la amargura de todos aquellos a los que han desahuciado. Si no lo hacemos ahora, merecemos los grilletes que nos descarnan.

ZEITGEIST: MOVING FORWARD

El universo cuántico

Demasiados secretos

  • >
  • >
  • >
  • >